Región

Desde enero de 2014, suponen un incremento de las actuaciones en un 31 % respecto al año pasado

Sanidad y Asuntos Sociales ha realizado 100.070 inspecciones para garantizar la seguridad de los consumidores

El objetivo de estas actuaciones es proteger a los consumidores y garantizarles la seguridad de los productos del mercado

La Comarca

19/08/2014

(Última actualización: 20/08/2014 06:30)

Imprimir

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, a través de la Dirección General de Salud Pública, Drogodependencia y Consumo, ha realizado 100.070 inspecciones desde enero de 2014, lo que supone un 31% más que en el mismo periodo del año anterior.

De todas las inspecciones, sólo en el 3,4% se han detectado incumplimientos a la normativa de protección del consumidor, un porcentaje muy similar al de 2013.

El objetivo de estas actuaciones es proteger a los consumidores y garantizarles que los artículos que hay en el mercado son seguros. La actividad inspectora de consumo se divide en inspecciones programadas, que son las incluidas en el Plan de Inspección de Consumo de Castilla-La Mancha, y las no programadas, es decir, aquellas que no se pueden prever como son las de la Red de Alerta, denuncias, de oficio, etc.

Inspecciones programadas

En cuanto a la actividad programada, de las 36 previstas para este año se han ejecutando ya 25 campañas, de las cuales 16 son autonómicas, 7 nacionales y 2 europeas.

Todo ello ha dado como resultado un total de 3.436 actuaciones inspectoras, un 7% más que en 2013. Durante la ejecución de estas campañas se han tomado 218 muestras lo que supone un 15% más que en el año anterior.

Actualmente, se están desarrollando las campañas regionales de comercio minorista, establecimientos de nueva apertura, reparación de automóviles, centros de estética, prohibición de venta de alcohol a menores y campañas de toma de muestras (desde aceites a pimentón pasando por juguetes, calzado o rollos de cocina).

Así como las nacionales de alimentos ecológicos, productos de la pesca frescos, pastas rellenas y platos preparados a base de carne, etiquetado energético de neumáticos, calidad de combustibles y centros privados de enseñanza no reglada.

Las dos campañas europeas que ya se han ejecutado han sido las de emisiones CO2 y consumo combustible y la de fraude de la carne de caballo. Además la inspección de consumo en el caso de campañas muy novedosas realiza labores de información a los empresarios.

Inspecciones no programadas

Con las actuaciones no programadas, lo que se pretende es proteger al consumidor en materia de seguridad de los productos que hay en el mercado.

Una de estas actuaciones se lleva a cabo a través de la Red de Alerta, mediante el control y retirada del mercado de productos inseguros. Se trata de una labor preventiva que ha supuesto un total de 95.174 actuaciones, derivadas de investigar 1.350 alertas, 9 de ellas generadas por Castilla-La Mancha. Las actuaciones por Red de Alerta suponen el 95% de la actividad total de la inspección.

En relación con las actuaciones por denuncias se han efectuado 231 en las cuales, prácticamente en la totalidad, se han detectado incumplimientos. Estas denuncias pueden ser interpuestas por cualquier ciudadano, ya sea consumidor o empresario.

Por último, otras actuaciones no programadas son las de oficio, que son aquellas que los propios inspectores realizan por iniciativa propia, ante indicios de incumplimientos. Esta clase de actuaciones han ascendido en lo que va de año a 710.