Nacional

A pesar de la producción récord, el resultado del negocio eólico en España cae un 46%, como consecuencia de la nueva regulación

Iberdrola obtiene un beneficio neto de 1.503 millones € hasta junio, un 13% menos, como consecuencia de las medidas regulatorias en España

La buena marcha operativa de los negocios, fundamentalmente los internacionales, ha permitido compensar parcialmente el impacto de las medidas regulatorias en España

La Comarca

23/07/2014

(Última actualización: 24/07/2014 11:44)

Imprimir

IBERDROLA ha obtenido un beneficio neto durante los seis primeros meses de 2014 de 1.503,1 millones € (-13%), mientras que el beneficio bruto de explotación (EBITDA) se ha mantenido en línea con el mismo periodo del ejercicio anterior y ha alcanzado los 3.744,7 millones €.

El buen comportamiento de los negocios, especialmente los internacionales, continúa mitigando el impacto negativo de las medidas regulatorias y fiscales aplicadas en España, que asciende durante el primer semestre del año a 369 millones € adicionales en el margen bruto. Si consideramos todas las modificaciones regulatorias realizadas desde el año 2011, el impacto negativo estimado en los resultados de 2014 ascenderá a 1.395 millones € brutos.

Las consecuencias de las medidas aplicadas en España se compensan, en parte, con la utilización de un mix de generación más eficiente, la buena evolución de los negocios de gas y la mejora de la producción, que durante el periodo registró un aumento del 3,5%, hasta situarse en 73.062 gigavatios hora (GWh).

Así, el margen bruto se mantiene en línea con el mismo periodo de 2013 y se sitúa en 6.170,8 millones € (-0,8%). Por su parte, el EBITDA alcanza los 3.744,7 millones €, de los que el 66% proviene de los negocios regulados. Sin tener en cuenta el efecto de la evolución del tipo de cambio, el EBITDA del Grupo habría aumentado un 0,7%.

El gasto operativo neto en el primer semestre es de 1.689 millones € (+4,2%). Este incremento puntual se debe a los mayores costes incurridos durante el segundo trimestre del año por el aumento de la actividad en Reino Unido y por otros costes no recurrentes, que IBERDROLA espera que sean corregidos durante la segunda mitad del ejercicio, de acuerdo a su compromiso con la eficiencia operativa.

La partida de tributos asciende durante los seis primeros del año a 737,1 millones € (-13,7%). De esta cantidad, más de un 60% -449,6 millones €- corresponde a España.

Con todo, el beneficio neto del Grupo durante los seis primeros meses del año registra un descenso del 13%. En esta disminución, además de la regulación en España, influye también el efecto de la actualización de balances llevada a cabo en el primer semestre de 2013 de acuerdo a la Ley 16/2012.

El flujo de caja operativo (FFO) se sitúa en 2.855,7 millones € (-3,9%) y supera a las inversiones en todos los negocios del Grupo que, en total, ascienden a 1.199 millones € en términos netos. La mayor parte de esta cantidad se ha destinado durante el semestre a las áreas internacionales de los negocios de Redes y Renovables.

Es importante destacar que los resultados correspondientes al primer semestre del año se adaptan a la norma de contabilidad IFRS 11, según la cual los negocios conjuntos se consolidan por el método de puesta en equivalencia en lugar de por el método proporcional anterior.

Estos resultados, así como las perspectivas de IBERDROLA para el segundo semestre del año, permiten a la Compañía reafirmarse tanto en sus previsiones para el presente ejercicio como para el periodo 2014-2016.

La gestión del Grupo se sostiene en tres pilares. En primer lugar, una cartera de negocios centrada en actividades reguladas y en la diversificación geográfica. En segundo lugar, un criterio de inversión basado en la seguridad, la rentabilidad, los periodos de ejecución y las inversiones limitadas a la generación de flujo de caja. En tercer lugar, el compromiso con la fortaleza financiera a través de la reducción de deuda, la mejora de los ratios de solvencia y el control de riesgos en los tipos de cambio y de intereses.

De este modo, el modelo de negocio de IBERDROLA posibilita la obtención de buenos resultados en escenarios muy distintos y cambiantes. La Compañía logra mantener así la remuneración al accionista: 0,144 euros brutos por acción abonados en julio en el marco de una nueva edición del programa Iberdrola Dividendo Flexible, a los que hay que añadir los 0,126 euros brutos por acción del pasado mes de enero. Adicionalmente, la Compañía ha pagado a sus accionistas una prima de asistencia a la Junta General de Accionistas de 0,005 euros por acción, lo que hace un total de 0,275 euros por acción en el año.

Gestión de un balance sólido

Durante el primer semestre del año, IBERDROLA ha continuado avanzando en su compromiso con la fortaleza financiera y con el mantenimiento de un balance sólido.

La deuda neta de la Compañía se ha reducido en 2.254 millones € con respecto al primer semestre de 2013, hasta situarse en 25.682 millones €. En esta cifra se incluyen los 1.324 millones € pendientes de cobro del déficit de tarifa, así como 121 millones € correspondientes a las tasas a la generación pendientes de ingreso en el sistema de liquidaciones. Excluyendo estos importes, la deuda neta ajustada del Grupo asciende a 24.237 millones €. Esta reducción de la deuda neta incide positivamente en el gasto financiero neto que disminuye un 7% en el período hasta 510,6 millones €.

El apalancamiento se sitúa al cierre de junio en el 41,8%, frente al 44,3% del primer semestre de 2013, incluyendo los derechos de cobro regulatorios pendientes ya mencionados. Si se excluye esta deuda, el apalancamiento es del 40,4% frente al 42,4% del 30 de junio de 2013.

La reducción de la deuda y, en consecuencia, del apalancamiento, es posible gracias a la política de desinversiones de IBERDROLA, que en los seis primeros del año suman 868 millones €.

Esta gestión permite a la Empresa continuar mejorando sus ratios financieros. Así, el ratio deuda neta/EBITDA se sitúa en 3,6 veces, mientras que la relación entre los fondos generados en operaciones (FFO) y la deuda neta y entre flujo de caja retenido (RCF) y la deuda neta es del 22,7% y el 19,6%, respectivamente. Estas cifras no incluyen el déficit de tarifa.

La liquidez del Grupo asciende al cierre del primer semestre a 10.178 millones €, suficiente para cubrir las necesidades de financiación de más de 35 meses. La vida media de la deuda se mantiene por encima de los seis años.

Claves operativas del primer semestre de 2014

1) REDES: AFECTADO POR ESPAÑA Y POR LA SEQUÍA EN BRASIL

El EBITDA de Redes durante los seis primeros del año asciende a 1.654,6 millones €, un 4,5% menos que en el mismo periodo del año anterior. Esta diferencia se debe al impacto de las medidas regulatorias aplicadas en España, a la sequía en Brasil y al efecto del tipo de cambio.

La Compañía espera que los resultados mejoren en la segunda mitad del ejercicio, debido a la confluencia del impacto regulatorio en el negocio español y a la recuperación vía tarifas del impacto de la sequía en Brasil en las distribuidoras.

Por países, el EBITDA de Redes en España desciende un 7,5%, como consecuencia de los menores ingresos que establece el Real Decreto Ley 9/2013, que todavía no estaba vigente en el primer semestre de 2013.

En Reino Unido, el EBITDA del negocio mejora un 6,8% gracias a los mayores ingresos generados por una mayor base de activos, derivada de las inversiones realizadas, y a la revalorización de la libra.

Por su parte, Estados Unidos mantiene plano su EBITDA de Redes

(-0,2%), que registra mayores ingresos derivados del proyecto Maine Power Reliability Program (MPRP) que interconectará Estados Unidos y Canadá, aunque se ve afectado por el tipo de cambio.

En Brasil, el EBITDA de esta área desciende un 52% como consecuencia del efecto de la sequía en el país y de la devaluación del real brasileño. No obstante, IBERDROLA espera una recuperación a través de las tarifas para el segundo semestre del año.

2) GENERACIÓN Y CLIENTES: EXCELENTE COMPORTAMIENTO OPERATIVO

El área de Generación y Clientes registra un EBITDA de 1.451,7 millones € en el periodo, un 27% más que en los seis primeros de 2013, gracias al buen comportamiento operativo.

En España, el negocio mejora su EBITDA un 39,8% entre enero y junio de 2014, impulsado por el aumento de la producción (+13,6%) y por los menores costes de aprovisionamiento. Asimismo, se registra también un impacto positivo de 111 millones € como consecuencia de la sentencia sobre las detracciones de CO2.

En Reino Unido, el EBITDA de Generación y Clientes aumenta un 8,6%, debido a la mejora de los márgenes y los menores tributos y a pesar del incremento de los costes no energéticos.

El EBITDA del negocio en México es un 26,5% inferior al del mismo periodo del año anterior, como consecuencia de la renegociación de algunos contratos que han sido adaptados a condiciones más favorables que tendrán un impacto positivo ya en el segundo semestre del año.

Por último, el EBITDA de Generación y Clientes en Estados Unidos se incrementa en 46 millones € en el semestre.

3) RENOVABLES: LA REGULACIÓN EN ESPAÑA PENALIZA EL RESULTADO

El negocio renovable durante los primeros seis meses del ejercicio acumula un EBITDA de 712,8 millones €, un 20,3% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Este descenso se deriva del impacto negativo que han tenido en el negocio las medidas regulatorias y fiscales aplicadas en España, donde el EBITDA cae un 46% y el beneficio neto un 50%, a pesar de haber registrado una producción eólica récord en el periodo.

Estos resultados contrastan con los obtenidos por el área Renovables en otros países. En Reino Unido, el EBITDA del negocio mejora un 11%, impulsado por la mayor capacidad operativa y el aumento de la producción en un 11,2%.

Estados Unidos, por su parte, presenta un EBITDA para el área de renovables durante los seis primeros meses del año un 8% superior al mismo periodo de 2013. Este incremento se debe, en gran parte, a la mayor producción.

En Latinoamérica, la división de renovables ha experimentado un crecimiento en su EBITDA del 80%, gracias a la mayor capacidad instalada en Brasil (+97%) y en México (+11%), que permite un aumento de la producción del 34%.

En el resto del mundo, el EBITDA de Renovables desciende un 41% como consecuencia de la venta de los activos eólicos de Polonia en 2013.

La Compañía reafirma sus previsiones para 2014

Los resultados registrados en el primer semestre de 2014 permiten a IBERDROLA reafirmar sus previsiones para este ejercicio, al tiempo que continúa avanzando en el cumplimiento de las perspectivas del Grupo para el periodo 2014-2016.

En lo que se refiere al negocio de Redes, la Compañía prevé que en el segundo semestre del año no se produzcan nuevos impactos regulatorios y que el efecto de la sequía en Brasil se recupere progresivamente a través de las tarifas y otros recursos adicionales.

En el área de Generación y Clientes, el Grupo espera una normalización tanto de las condiciones de producción como del entorno del mercado de gas.

Por último, el área Renovables continuará beneficiándose de la mayor capacidad operativa en México y en Estados Unidos. En este negocio, la Compañía también estima que no habrá ningún impacto nuevo significativo de la regulación en España en la segunda mitad de 2014.

Al mismo tiempo, IBERDROLA continuará implementando medidas de eficiencia y avanzará así en línea con los compromisos asumidos para el periodo 2014-2016.