Deportes

Los que dicen adios al Club Deportivo Puertollano

Entre lágrimas se forjan las despedidas

Héctor P.C.

13/07/2014

(Última actualización: 13/07/2014 22:08)

Imprimir

Lo peor de las relaciones son las despedidas, cuando estás en ese momento de decir adiós, en tu cabeza prevalece el hasta luego, con la esperanza de volver a encontrarte en el camino, con esa persona a la que sabes que por mucho tiempo que pase siempre echarás de menos.

Es el caso de los jugadores del Puertollano, que han sido mucho más que un equipo que defendía los mismos intereses sobre el terreno de juego, han sido una gran familia, de la que muchos nos hemos sentido partícipes.

Es por ello, que ahora, cuando sabes que se marcharán, los empiezas a añorar, acordándote de los buenos momentos que llegaste a vivir por su culpa.

Te acuerdas de Kike Reguero, el emblema del equipo en los últimos años, que llegó a las órdenes de Manolo Zúñiga, y que sin equipo confirmado, sabes que ya no volverá a llevar el brazalete de capitán de este equipo y en la grada no estará su familia, encabezada por su pequeño, de rizos dorados, animándolo hasta quedarse sin aliento.

El que si ha encontrado destino ha sido Alberto Catalán, compañero bajo palos, el héroe de la Copa, ha fichado por el Castellón, equipo que milita en la Tercera División, encuadrado en el grupo valenciano.

En la línea defensiva, otro con equipo confirmado es Verdú, que fue el primero en decir adiós al equipo puertollanense, por motivos laborales y personales, con los que cargó su maleta con destino a Baleares, donde reside su novia e hija. Allí jugará en Tercera División. A él podría unirse la salida de Miguel Ángel, que sobre la mesa tiene varias ofertas, entre ellas la del Talavera; así como la de Alex Fernández.

A estos, se unirán las salidas del resto de los cordobeses, que si bien, no han confirmado su próxima parada, ya se han despedido a través de las redes sociales. Gracias por lo que habéis dejado aquí, a los Troyano, Hugo Díaz y José Manuel, que este fin de semana pasó con el AVE dejando atrás la estampa del minero, acordándose de los buenos momentos vividos aquí. “Se echa de menos, volveré”, apuntaba en su Twitter personal.

Los jugones del medio del campo, Javi Pérez y Salva, aún se encuentran sin equipo. Lo que está claro es que no jugarán en el Puertollano, esperando que le llegue una oferta de un equipo de Segunda B.

Enormemente se echará en falta a Valdivia, jugador de la casa, talento puro, de lo mejor que se ha visto sobre el verde del Cerrú en los últimos años, que ha sido fichado por el Lealtad, la bestia negra del Puertollano en la primera ronda del Play Off de ascenso a Segunda B. El delantero, coge rumbo a Asturias, para jugar en un equipo de Segunda B, categoría para la que está altamente preparado.

Y por supuesto, se echará de menos la figura de Pablo Franco vestido con camisa blanca y pantalón negro en la banda, puesto que podría ser ocupado por Andrés Viñas, para encabezar un proyecto con ganas, joven y con necesidad de reencontrarse con el buen fútbol.