Finaliza en Manzanares el curso del grupo de Estimulación Cognitiva para personas en situación de dependencia

La Comarca

09/07/2014

(Última actualización: 10/07/2014 21:33)

Imprimir

El grupo de Estimulación Cognitiva para personas en situación de dependencia creado en el Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Manzanares en 2012 finalizó el curso 2013/14 con una visita al Museo del Queso Manchego. Este programa, desarrollado por profesionales municipales, trabaja técnicas y ejercicios de entrenamiento personal con personas en diferentes grados de deterioro cognitivo.

Dentro del Programa de Atención a la Dependencia de la concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Manzanares se detectó la necesidad de formar un grupo de Estimulación Cognitiva para personas valoradas con Grado I (Dependencia Moderada), que no tienen acceso a un Centro de Día. El grupo, coordinado por las trabajadoras sociales de Dependencia y Base, y por la psicóloga municipal, comenzó su trabajo con una intervención de forma grupal en la que participa una quincena de personas.

Según las profesionales, durante el curso se emplean ejercicios de dinamización grupal, entrenamiento en lenguaje, memoria y cálculo. Otros aspectos en los que intervienen son la orientación espacio-tiempo, junto con ejercicios de estrategia y técnicas de memoria como asociación y visualización. Con ello, se estimulan los procesos cognitivos básicos (atención y concentración) y la solución de olvidos cotidianos, con el objetivo de transferir y generalizar entre los participantes estos conocimientos a la vida cotidiana.

En el grupo se emplean elementos de animación socio-cultural para favorecer la formación, cohesión y dinamización del mismo, junto con ejercicios de atención. Para ello se utilizan los diferentes tipos de percepciones sensoriales, sobre todo visuales y auditivas, y ejercicios de conversación de lectura y escritura.

Las profesionales encargadas de coordinar el grupo explicaron que los participantes han vuelto a utilizar funciones cognitivas y capacidades instrumentales que les habían quedado casi relegadas al olvido. “Su descubrimiento ha ofrecido momentos de gran satisfacción y ha reforzado su grado de autoestima, a la vez que ha servido para fomentar la relación entre un grupo de personas de edades similares, que ha resultado muy gratificante para ellos”, resaltaron.

Tras las vacaciones de verano, el grupo continuará con su actividad.