Región

Nota de prensa

SATSE denuncia el cierre de más de 900 camas en los hospitales de Castilla-La Mancha durante el verano

Para el Sindicato de Enfermería el cierre de las 934 camas en los hospitales obedece a un criterio economicista, lo que supone una temeridad contra la salud de la población, con el fin de no contratar a los profesionales necesarios

La Comarca

08/07/2014

(Última actualización: 08/07/2014 17:58)

Imprimir

El Sindicato de Enfermería en Castilla-La Mancha, SATSE, ha mostrado su total rechazo al cierre de las más de 900 camas en los hospitales de Castilla-La Mancha durante los meses de verano. El Sindicato de Enfermería considera que se trata de una medida abusiva que obedece a criterios economicistas, puesto que no se tienen en cuenta las necesidades asistenciales, tal y como señala el secretario general de SATSE Castilla-La Mancha, Alejandro Laguna.

Por provincias, en los hospitales de Albacete cerrarán 118 camas (102 en el Complejo Hospitalario de Albacete y 16 en el hospital de Hellín); en torno a 193 camas cerrarán en los hospitales ciudadrealeños (80 camas en el Hospital General de Ciudad Real; 72 en el hospital Mancha Centro de Alcázar; 25 en el hospital de Manzanares y 16 en el Santa Bárbara de Puertollano); en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca cerrarán 79 camas; unas 200 camas en el Hospital de Guadalajara y 344 en los hospitales de la provincia de Toledo (155 camas en el Complejo Hospitalario de Toledo, 49 en el Hospital nacional de Parapléjicos y 137 en el Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera).

El cierre de estas 934 camas, que equivaldría al cierre de los hospitales de Ciudad Real y Mancha Centro, se suma a las que ya se han cerrado de forma permanente en algunos hospitales de Castilla-La Mancha, lo que evidencia el deterioro de la calidad en la asistencia que se está registrando en la sanidad castellano-manchega.

Para SATSE el cierre de camas se debe al hecho de que no se sustituye a los profesionales sanitarios, sobre todo a los profesionales de enfermería, durante los meses de vacaciones y con ello lo que se persigue realmente es dejar de contratar a los profesionales necesarios para la atención adecuada de los pacientes.

Pero para SATSE el cierre de camas no puede compensar la falta de profesionales sanitarios ya que los pacientes y la necesidad de asistencia sanitaria no se van de vacaciones, aunque haya menos camas hospitalarias.

Para el Sindicato esta medida supone una disminución en la calidad asistencial y un claro perjuicio para los usuarios, “lo único que favorecerá será que haya pacientes en los pasillos de urgencias y que se agraven aún más las listas de espera tanto quirúrgicas como para pasar consulta con los especialistas”, añade Laguna.

Desde SATSE se recuerda que la disminución del personal sanitario supone, tal y como ponen de manifiesto numerosos estudios científicos, un aumento de la probabilidad de morbimortalidad de la población afectada. Esos estudios concluyen que el aumento de las plantillas de enfermería de los centros incide positivamente en la sostenibilidad del sistema sanitario, puesto que ha quedado demostrado el efecto de sus cuidados en la reducción de la morbimortalidad y por tanto de los costes sanitarios.

SATSE señala igualmente que estas medidas suponen un acto de incoherencia respecto al Acuerdo firmado en el mes de julio del pasado año entre el Ministerio de Sanidad y el Sindicato de Enfermería, como recuerda Alejandro Laguna.

Para SATSE, la Administración Sanitaria tiene la obligación de garantizar una cobertura asistencial de calidad las 24 horas de los 365 días del año, no pudiendo, en ningún caso, disminuir la asistencia sanitaria al ciudadano durante el periodo vacacional.

SATSE mantiene su apuesta por una sanidad pública, gratuita y de calidad y considera que estas medidas conllevan una peor calidad asistencial para los usuarios y el deterioro del Servicio de Salud.