La incertidumbre de Encasur

La mina de Puertollano sigue a la espera de que se complete y desarrolle el marco legal que podría asegurar su futuro más inmediato

La Comarca

01/07/2014

(Última actualización: 01/07/2014 18:56)

Imprimir

Encasur y Elcogas van de la mano por el camino de un futuro bastante incierto. La central térmica ya ha anunciado su cierre a finales de año si la situación no cambia mientras que la mina de carbón tiene en estos momentos su fecha de caducidad en 2018 con el final del acuerdo marco de la minería firmado hasta ese año.

A corto plazo, ambas dependen de las complicadas negociaciones que el ministerio de Industria mantiene con las empresas eléctricas para determinar el mix energético y el hueco térmico que habrá en él para la quema del carbón autóctono. En principio, los sindicatos cuentan con el compromiso de que éste sea de un 7,5 %, un porcentaje que, según el responsable de Política Industrial de CCOO-Industria CLM, Jesús Crespo, haría viable a ambas empresas.

A este respecto, el portavoz 'popular' de Industria en el Congreso, Ovidio Sánchez, aseguraba recientemente que antes de que finalice el año el Gobierno habrá aprobado un decreto fijando este porcentaje. "La minería no se cierra. Tiene problemas, pero hay un compromiso del Gobierno de que el 7,5% del consumo de carbón será autóctono y eso se va a cumplir. Antes de que finalice el año habrá un real decreto para el consumo del carbón autóctono en 2015", añadía.

Pero sobre todo, en Encasur dependen en estos momentos de la publicación del real decreto de restricciones por garantía de suministro, marco legal al que se acogen en sus relaciones con las eléctricas, y de que se complete el plan de la minería desarrollando por completo el documento legal que regulará las ayudas tanto a la extracción del carbón como la producción eléctrica ligada a este combustible. Mientras esto ocurre la incertidumbre es tal que la empresa desconoce si ha cubierto o no el cupo de extracciones de mineral para este año e, incluso, si el que están extrayendo podrá venderlo a aquellas centrales térmicas que han sido sus principales clientes y que acumulan en sus parques toneladas de carbón ante el marasmo del sector.

De hecho, los trabajadores han empezado a preocuparse cuando la dirección de la empresa ha solicitado los curriculos a los que no se pueden acoger a las prejubilaciones para, presumiblemente, intentar su traslado si dentro de Endesa hay alguna plaza que se adapte a sus perfiles. Mientras que las empresas auxiliares también han tomado medidas preventivas reduciendo sus plantillas, con un trabajador menos por relevo, mientras la situación se aclara.

Cierre en el 2018

A esta situación a corto plazo se suma también la espada de Damocles del 2018, fecha en la que Zapatero se comprometió con Bruselas para que las explotaciones que no sean rentables sin ayudas públicas tengan que cerrar, aunque aquí también hay espacio para la esperanza porque Ovidio Sánchez ha pronosticado que algunas de ellas, entre las que podría estar la mina de Puertollano, “sobrevivirán a ese periodo, en parte gracias a los acuerdos que podría alcanzar el actual Ministerio de Industria con los sindicatos mineros”.

La histórica minería de Puertollano se tambalea aunque aún queda mucho carbón por sacar de las entrañas de la tierra. Un mineral que podría ver la luz si la empresa vuelve a ser rentable cuando se publiquen los reales decretos con las producciones de la demanda eléctrica además de las disposiciones europeas, tal y como declaraba en Puertollano, el pasado 4 de diciembre, Juan Carlos Alonso, director general de Minería de Endesa, holding al que pertenece la mina puertollanense.