Opinión

Artículo de opinión de José Luis Gómez-Ocaña Pérez, Presidente Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia en Castilla-La Mancha

Jomián paga el rescate de Rato y sus amigos

José Luis Gómez-Ocaña Pérez

06/06/2014

(Última actualización: 07/06/2014 22:18)

Imprimir

Ya casi nada me sorprende, ya casi nada me hace abrir los ojos de incredulidad en estos tiempos. Sin embargo la noticia lanzada a bombo y platillo por el gobierno de Rajoy sobre el adelanto en ocho años del comienzo del pago del rescate bancario me produce, además de indignación, repugnancia e incredulidad, vergüenza ajena. En unos momentos en el que la situación de un elevado porcentaje de la ciudadanía está rozando el umbral de la pobreza, en unos momentos en el que la propia Defensora del Pueblo, nada sospechosa ideológicamente hablando, aconseja mantener los comedores escolares ante la hambruna que se cierne sobre muchos niños, lanzar como un logro del gobierno de nuestro país empezar a pagar la "deuda" de los bancos ocho años antes muestra en todo el mundo el valor de la "marca España", como gusta llamar a todos estos decapitadores y cercenadores del Estado del bienestar que han dejado en el "Estado del Bienestuvo".

Si añadimos además la cantidad que han adelantado, 1.300 millones de euros, el calificativo que se me viene es irreproducible públicamente. La cantidad que Rajoy, (de) Cospedal y cía han comenzado a desembolsar por la deuda de las entidades bancarias se corresponde, casi exactamente, con el hachazo que han perpetrado en lo presupuestado para la atención a las personas en situación de dependencia. El descontrol, la nefasta gestión y la presunta golfería, entre otros, de su "ministro milagro" como se le conocía al Sr. Rato, lo van a pagar las personas dependientes, sobre todo los niños grandes dependientes. Jomián, el niño de 13 años gran dependiente al que se le concedió una prestación de "PREVENCION DE LA SITUACION DE DEPENDENCIA" y que falleció a cien kilómetros de distancia de su madre y al que la Sra. (de) Cospedal aún le adeuda varias mensualidades, va a contribuir a pagar esa deuda al igual que Antonio, de 79 años, con alzheimer y encamado las 24 horas al día que tendrá que meterse la mano en el bolsillo para poner sobre la mesa los 285 euros que la Sra. (de) Cospedal le ha retirado por "incompatibilidad" de prestaciones. Ruben, autista de 34 años, valorado como gran dependiente y con crisis violentas que ponen en peligro la vida de sus padres, ancianos reconocidos con un 64% de discapacidad y una pensión de 800 euros, buscará sin encontrar los 386 euros que hasta ahora venía recibiendo por la prestación que por ley le correspondía, y no los encontrará porque estarán viajando en un "cheque conformado" del Gobierno de España a beneficio del agujero de Bankia. Eso sí, Dª Dolores (de) Cospedal, conocida hasta hace poco como la "multisueldos", no le "perdona" el pago del 25 % de la pensión no contributiva que recibe, 500 euros, para poder asistir a un Centro de Dia, que por cierto es el "servicio" que le ha concedido a cambio de retirarle la prestación económica.

Así podíamos seguir y seguir describiendo casos y casos de personas dependientes a las que se les están arrebatando todos los derechos que por ley tenían reconocidos hasta completar la cantidad de más de 1.300 millones de euros, la misma que viajará hasta el corazón de la Unión Europea.

Estos personajes, espléndidamente pagados por toda la ciudadanía que legislan incompatibilidades en todas las prestaciones por dependencia y sin embargo si hacen compatible su sueldo como diputado nacional y la pensiòn de gran invalidez, 70.000 euros y mas de 40.000 euros, a que sí Sr. Vañó portavoz del Partido Popular en la comisión de discapacidad, son muy "aficionados" a hablar de la economía de Estado comparándola con la economía doméstica. Pues bien, Sres. y Sras. amos y amas de casa, lo que ustedes acaban de hacer bien podría compararse con lo que harian unos padres si pagarán por adelantado el pago de los recibos del coche familiar a costa de dejar morir de hambre a sus hijos o negarles el más elemental de los derechos como es el de su salud. A todos estos "gurùs" de la economía "familiar", lo que ustedes están haciendo es sìmplente una prioridad ideológica. Salvar a los "hijos" sanos a costa de sentenciar a sus "hijos" enfermos o desahuciados. Al raciocinio y sentido común de los lectores dejo su calificación. Yo por mi parte solo les deseo, como dijo el político y escritor irlandés Jonathan Swift , "ojalà vivas todos los días de tu vida".