Cultura

En la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, con entrada gratuita

Exposición: “Ikebana. Arte floral japonés”

Hasta el día 3 de junio

José Belló Aliaga

30/05/2014

(Última actualización: 01/06/2014 09:53)

Imprimir

Organizado por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; la Embajada de Japón en España; la Escuela de Ikebana Ikenobo y la Asociación Arte y Cultura de Japón se ha celebrado la rueda de prensa de presentación de la exposición “Ikebana. Arte floral japonés” en la que han participado el Director de la Real Academia, Antonio Bonet Correa; el Embajador del Japón en España, Satoru Satoh, y el Gran Maestro Ikenobo Sen’ei, 45 º Heredero de la Escuela Ikenobo.

La entrada es gratuita.

Cuarto centenario de las relaciones hispano-japonesas

La exposición forma parte de los actos programados con motivo del cuarto centenario de las relaciones hispano-japonesas, el Año Dual España-Japón y el vigésimo aniversario de la presencia de la Escuela de arte floral Ikenobo en España.

Los visitantes tendrán la oportunidad de hacer un recorrido estético formado por más de cien obras de Ikebana, desde los diseños centenarios más tradicionales, hasta los últimos desafíos de este arte floral.

Debido a la excepcionalidad del evento se contará con la presencia del Gran Maestro Ikenobo Sen’ei, 45º heredero de la línea de Ikenobo, monje del Rokkaku-do y, desde los años cincuenta, padre fundador de los estilos modernos del arte del Ikebana.

Esta exposición enfatiza el carácter internacional actual del Ikebana, aportando no sólo arreglos realizados por los alumnos de la Escuela de Ikebana Ikenobo de Madrid, sino también obras desarrolladas por un centenar de miembros de la escuela Ikenobo provenientes de Japón, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Las flores

Durante la rueda de prensa el Director de la Real Academia, Antonio Bonet Correa, afirmó: “En todas las civilizaciones las flores siempre han sido portadoras del sentido simbólico de la belleza y de la fugacidad de la vida y también de ofrenda vital y sentido espiritual. En el Japón desde los tiempos más remotos han desempeñado un papel esencial de carácter artístico y social”.

Ikebana

“El arreglo de los ramilletes de flores, Ikebana, constituye un arte completamente diferenciado y específico. Originalmente nacido para acompañar la ceremonia del té en los monasterios Zen, el camino de las flores o Kado, consiste en las variadas maneras de disponer los tallos de forma que con las flores expresen el estado de la Naturaleza, los cambios de las Estaciones del año, los sentimientos y los distintos estados del alma. Las flores, órganos sexuales de las plantas fanerógamas, tienen cada una su propio carácter simbólico. Arte que muestra la habilidad y el valioso logro de quién los cultiva, supone una rigurosa disciplina y un cuidado aprendizaje artístico”.

“En Japón existen escuelas en las cuales se enseñan los diferentes estilos, formales y naturales, según la composición del ramillete. Dichas escuelas expenden títulos de maestría en dicho arte”.

Un lugar dentro de los hogares

“También se hacen exposiciones de Ikebana en salas especializadas. Además, este arte ocupa un lugar dentro de los hogares. En la habitación noble, el Tokonoma o nicho en el que se expone un rollo de pintura o una cerámica, sirve también de adecuado marco para colocar un ramillete floral acorde con la estación del año”.

Blasco Ibáñez

“El escritor español Vicente Blasco Ibáñez en su libro Vuelta al mundo de un novelista, publicado en 1923, en los capítulos dedicados a Japón escribe sobre las fiestas florales y el gusto que los nipones sienten por las flores: “Ningún país de la tierra ama como éste la floricultura. Toda japonesa bien educada aprende el arte de hacer ramilletes, como una señorita occidental aprende el piano o la acuarela. No hay japonés que a la vista de un grupo de flores no quede inmóvil, en actitud reflexiva, lo mismo que un visitante de los museos de Europa ante un cuadro famoso. Hasta el bajo pueblo da su opinión sobre los matices y combinaciones de un ramillete, pues todos conocen desde la escuela el simbolismo y la armonía de las flores”.

Agradecimiento

Concluyó su alocución Antonio Correas diciendo: “La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando es feliz al poder mostrar en sus salas un arte tan sensible y delicado como es el de Ikebana, revelador de la refinada educación estética de los habitantes de País del Sol Naciente. Nuestra gratitud a la Embajada del Japón en España por permitirnos acoger este proyecto, incluido en los actos del Año Dual Japón España, y nuestra admiración y reconocimiento al Gran Maestro de Ikenobo, así como a todos los Maestros participantes en la exposición”.

“Una mención de especial agradecimiento a la prestigiosa Rikako Yano, presidenta de la Escuela Ikenobo de Madrid por su sabia coordinación de esta afortunada iniciativa”.