Manzanares

López de la Manzanara dice que sigue trabajando para ampliar su área de influencia

El alcalde de Manzanares asegura que el Hospital goza de buena salud y no corre peligro”

La Comarca

26/05/2014

(Última actualización: 26/05/2014 17:56)

Imprimir

“El Hospital Virgen de Altagracia goza de buena salud y no corre peligro alguno”, según el alcalde de Manzanares, Antonio López de la Manzanara, que destacó el incremento de actividad que han experimentado en el centro todas las especialidades de consultas externas, lo que ha permitido reducir en dos mil pacientes las listas de espera de otros hospitales. No obstante, dijo que sigue trabajando para conseguir que se aumente el área de influencia sanitaria.

Con datos concretos sobre la actividad del hospital, López de la Manzanara salió al paso del “ataque demagógico” que, a su juicio, hizo días atrás al alcalde el portavoz municipal del PSOE, Julián Nieva, en relación con la situación de este centro. Aclaró que aunque la sanidad no es una competencia municipal, “como alcalde sí me preocupo por que se mejore cada vez más y tengamos una sanidad de calidad y gratuita”, señaló a los medios de comunicación.

El primer edil dijo que “casualmente”, los rumores y consignas sobre el hospital se reactivaron en la pasada campaña electoral y que el primer interesado en sacar “viejos fantasmas” era el portavoz socialista, que atribuyó al alcalde la intención de privatizar la gestión del centro, “algo que es rigurosamente falso”, ya que partió de la administración regional para garantizar su supervivencia. “Ha sido la misma administración regional la que ha desechado esa idea una vez que el SESCAM ha demostrado que ahora es capaz de realizar una gestión sostenible y eficaz del mismo”, añadió.

Según López de la Manzanara, el hospital de Manzanares “nunca ha dejado de ser público y nunca se ha pensado en que dejara de serlo”, y menos ahora, ya que gracias a una gestión eficaz -prosiguió el alcalde- “ha sido capaz de ahorrar unos cuantos millones de euros al año, de pagar a los proveedores y de mantener y ampliar la carta de servicios”. De esta forma, “por más que Nieva insista”, dijo que el centro “goza de buena salud y no corre peligro”, y que sólo estuvo a punto de ser cerrado cuando en el relevo de la administración regional en 2011 “los responsables socialistas salientes dijeron al nuevo equipo popular que sería necesario cerrar varios hospitales” debido a la deuda de 4.000 millones de euros del SESCAM.

Lejos de cerrar hospitales y centros de salud, “el Gobierno de Cospedal ha conseguido enderezar el rumbo”. Fruto de esa gestión son los esfuerzos que el propio Nieva reconoce en sus críticas y que contribuyen a reducir la lista de espera de otros hospitales de la provincia. Al respecto, el alcalde informó que la actividad de las consultas externas se ha incrementado en todas las especialidades, y que en el primer trimestre han aumentado un 60% respecto a 2013 tanto la colocación de prótesis de traumatología como la de prótesis mamarias, además de recudirse en dos mil pacientes la lista de espera de otros hospitales.

Antonio López de la Manzanara anunció que ya se va a cubrir la baja por jubilación en radiología y el servicio quedará restablecido totalmente. En cuanto al número de camas, el alcalde informó que este verano se cerrarán veinte “como se viene haciendo todos los años para pintar y reparar”, y que se reducirán las intervenciones quirúrgicas, “como todos los veranos”, durante las vacaciones del personal. “Es lo que viene sucediendo desde hace muchísimos años, pero antes nadie protestaba”, reiteró en su comparecencia antes de aclarar que las camas no desaparecen “y si hacen falta se vuelven a abrir”.

Según los datos aportados por el primer edil, durante el primer cuatrimestre del año, la ocupación media del hospital ha sido del 50%. A mediados de mayo la ocupación es del 70%. Si hay camas vacías se debe, entre otros motivos, a la mejor efectividad de los profesionales que reduce la estancia de los pacientes.

Área de influencia

Sin necesidad de modificar y ampliar el área de influencia del hospital de Manzanares, como solicitó por unanimidad al SESCAM el pleno del Ayuntamiento el pasado mes de enero y por lo que sigue trabajando el alcalde, según expuso, el “Virgen de Altagracia” ha atendido en determinadas especialidades a dos mil pacientes de las áreas de salud de Tomelloso, Alcázar de San Juan y Valdepeñas.

En opinión de López de la Manzanara, si hoy es necesario reclamar esta ampliación del área de influencia, es debido a que “el Partido Socialista de Manzanares no supo defender el área que teníamos consignada” cuando los gobiernos de Bono y Barreda decidieron abrir el hospital de Tomelloso, “totalmente innecesario y que además dejaron sin pagar”. Por ello dijo que los problemas que pueda tener el hospital de Manzanares “vienen como consecuencia de una mala gestión de la sanidad durante los gobiernos socialistas, que creaban infraestructuras sin ton ni son”.

“Manzanares y su comarca deben estar agradecidos al gobierno regional por garantizar la supervivencia del hospital de Manzanares y mejorar el servicio”, añadió el alcalde, que instó a no dejarse engañar “por quienes pretenden pescar en río revuelto”.

Centro de Mayores y colegio Divina Pastora

Por otro lado, el alcalde se refirió al cierre durante dos tardes del Centro de Mayores motivado por una baja laboral. Explicó que se está tratando de solucionar y que es algo que ocurre en más servicios ante la obligación de la Consejería de Hacienda de velar por la buena gestión de los recursos públicos y el déficit, con nuevos “marrones” que aparecen de la época socialista, como los 63 millones de IVA de la empresa pública Gicaman o los más de 200 millones que por sentencia del Constitucional hay que devolver por el impuesto medioambiental que implantó el anterior gobierno regional.

Preguntado por el nuevo colegio “Divina Pastora”, López de la Manzanara insistió en el compromiso del consejero de Educación y confirmó que se está trabajando en el proyecto por parte de los propios técnicos de la Junta. También se está a la espera de una modificación de créditos para que en el segundo semestre de este año se puedan adjudicar e iniciar las obras de construcción.