Región

Nota de prensa

El Partido Castellano pregunta al PSOE si respalda las declaraciones de Miguel Sebastián

La Comarca

23/04/2014

(Última actualización: 23/04/2014 19:36)

Imprimir

Ante las lamentables declaraciones del ex ministro socialista Miguel Sebastián en las que pedía “diluir” en el Estado todas las autonomías excepto tres, Cataluña, Vascongadas y Galicia (a las que califica incomprensiblemente como únicas “históricas”), y acabar con la mayoría de ayuntamientos así como con las Diputaciones provinciales (algo que también apoya Rubalcaba), la agrupación de Cuenca del Partido Castellano (PCAS) pregunta al PSOE de Cuenca si respalda y apoya esas manifestaciones y si cree que no ha llegado el momento de que el PSOE apruebe las asignaturas de Historia y Economía, que al parecer tanto le cuestan.

La formación castellanista conquense se pregunta en voz alta: “¿Cuál es el proyecto territorial socialista? Unos días nos dicen que el Estado autonómico actual, otros el federalismo asimétrico, otros que el café solo para tres y el resto de camareros, y otras veces, según dónde o según en qué regiones, apoyan el ‘derecho a decidir’, un eufemismo de autodeterminación. ¿Cuál es el criterio para considerar más históricas a unas comunidades que a otras?, ¿considera el PSOE que Castilla no es, o es menos histórica que otras regiones españolas?, ¿quiere el PSOE de Cuenca volver a las autonomías de vía lenta (o segundonas) y vía rápida (o niñas bonitas), a las dos clases de españoles?

Igualmente, los castellanistas conquenses preguntan al PP “por qué en Galicia y Valencia no dudan en llamarse gallegistas y valencianistas respectivamente cada dos por tres mientras aquí reniegan del castellanismo. ¿Por qué tanto el PSOE como el PP o IU de todas las provincias castellanas, Cuenca incluida, reniegan del término castellanista cuando en toda la periferia se muestran orgullosos de su equivalente?, ¿por qué aquí ninguno de los tres partidos utiliza los símbolos históricos de Castilla?, ¿de qué se avergüenzan?”, se preguntan los castellanistas.

23 de abril, Día de Castilla

EL Partido Castellano (PCAS), que reclama por enésima vez que el 23 de abril sea declarado día festivo en toda Castilla en sustitución de los irrelevantes festivos autonómicos actuales así como una estatua a los comuneros en Cuenca, apuesta por iniciar un proceso político reunificador de todas las CCAA y provincias castellanas en una misma administración autonómica que se llame Castilla a secas y recuerda que ello no solo permitiría simplificar y ahorrar en la estructura territorial sino que sería un instrumento para recuperar el histórico centro de gravedad económico y político que siempre tuvo el interior peninsular.

El Partido Castellano (PCAS) de Cuenca califica de “chapucera, antihistórica, despilfarradora e ineficaz la actual división autonómica española en 17+2 CCAA, un número a todas luces excesivo” y recuerda que “ésta no aparece dada en la Constitución de 1978 por lo que es perfectamente constitucional su modificación. En el ejercicio del derecho a la autonomía reconocido en el artículo 2 de la Constitución, queda claro que ‘las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes pueden acceder a su autogobierno y constituirse en CCAA’”.

Para los castellanistas conquenses “resulta innecesario, por obvio, relatar el común acervo histórico y cultural compartido por todas las provincias castellanas. Castilla tiene sentido histórico, geográfico y cultural, además de económico, pero parece que a ciertas castas político-caciquiles locales no les interesa reducir el número de poltronas pese a que resulta evidente que no parece problemático jurídicamente crear una nueva CCAA que aglutine todos los territorios castellanos”. Esa nueva CCAA, en la que los castellanistas conquenses no se olvidan de incluir a la comarca de Utiel-Requena como parte de la provincia de Cuenca, “sería la más importante de España en número de habitantes, en PIB y en todas las variables macroeconómicas relevantes y podría aspirar de nuevo a una transformación real económica y a una vertebración social tal que de nuevo el centro de gravedad económico y político peninsular volvería a instalarse en el interior, revitalizando a toda Castilla y por ende a la columna vertebral de España”.