Puertollano

En una declaración institucional

Fundescop pide al Gobierno Regional mayor implicación ante el cierre de Solaria y a la empresa que reconsidere los despidos

La Comarca

20/02/2014

(Última actualización: 20/02/2014 18:48)

Imprimir

El Patronato de la Fundación para el Desarrollo de Puertollano (Fundescop) reunido en sesión extraordinaria ha remitido a los medios de comunicación una declaración institucional en la que piden al gobierno de Castilla-La Mancha su implicación para impedir el cierre de la fábrica de Solaria en Puertollano, además de requerir tanto a la Consejería de Economía y Empleo como a la de Fomento que inicien gestiones, “de manera urgente”, ante el Ministerio de Economía y Competitividad, y el de Industria y Turismo, “para que ayuden a la consecución de carga de trabajo para el centro productivo de Solaria en Puertollano, y la búsqueda de alternativas para hacer viable su continuidad”.

Declaración institucional

En esta declaración institucional, acordada por unanimidad, el Patronato afirma también que sugerirá al Ministerio de Industria la revisión de la política energética y que refuerce de inmediato su apuesta por las energías renovables para permitir “un nuevo desarrollo de la producción de paneles fotovoltaicos”.

Por otra parte, manifiestan su apoyo a la plantilla de Solaria para llevar a cabo todas aquellas gestiones que les sean solicitadas por la representación de los trabajadores siempre que entren dentro de las competencias establecidas en los estatutos de Fundescop.

Estudiar fórmulas alternativas para evitar el cierre

Ya en el ámbito empresarial, manifiestan su intención de dirigirse a la dirección de la empresa “pidiendo la reversión de su decisión y el estudio de fórmulas alternativas que impidan el cese de la actividad y el despido de la plantilla”. Exigiéndole al mismo tiempo “que retome e intensifique sus contactos comerciales y reabra la búsqueda de contratos para la producción de paneles fotovoltaicos”.

Para concluir asegurando que si se mantiene la decisión de cerrar las instalaciones y despedir a su plantilla estudiarán en su caso “las posibles consecuencias administrativas procedentes en derecho”.

Cierre definitivo de Solaria

La empresa Solaria comunicó a la representación sindical del centro de trabajo, el pasado 13 de febrero, la presentación de un ERE extintivo por cierre definitivo de la actividad empresarial en Puertollano, iniciándose el preceptivo período de consulta y negociación que culminará, de acuerdo con las disposiciones legales, a mediados de marzo.

La decisión empresarial pretende cerrar el ciclo de expedientes de regulación de empleo temporales, que ha afectado a la plantilla en diversas fases, y abandonar la producción de la factoría de paneles fotovoltaicos que comenzó su andadura en Puertollano, en el polígono La Nava, en el primer trimestre de 2006.

Actividad desde el 2002

La sociedad, fundada en Enero de 2002, inició la construcción de su primera planta de módulos fotovoltaicos en Puertollano en Enero de 2005, al calor del desarrollo de las energías renovables y aprovechando las ventajas que se ofrecían a las instalaciones productivas que se localizaban en el polígono de la Nava, creado y ampliado con los fondos provenientes del Instituto para la Reestructuración de las comarcas mineras.

Subvenciones públicas

La buena acogida a su instalación, las subvenciones públicas recibidas, y la capacitación de la mano de obra local, permitió una rápida evolución de su nivel de producción y, en consecuencia, de su nivel de empleo que, en los momentos de mayor intensidad, ha llegado a alcanzar una cifra de más de 500 personas en el centro fabril de Puertollano.

Los factores que, entonces, favorecieron el impulso del sector de la energía solar, vino determinado por la atención política en aspectos relacionados con la defensa del medio ambiente, el empuje para el uso de energías renovables, la voluntad de algunos países para minorar su dependencia estratégica del petróleo y el gas, así como el incremento de precios de combustibles fósiles. Ahora, aquellos factores, junto a otros en el contexto de la crisis económica y las opciones energéticas de las acciones de sucesivos gobiernos, se ven enmudecidos agravando las posibilidades para acelerar un cambio en las estrategias para una política energética en España sostenible, duradera y sostenida.

Por otro lado, la empresa Solaria que se consideraba fuerte, transparente, competitiva, y que proclamaba su liderazgo en el mercado solar y con presencia en las bolsas españolas, ofrece ahora una imagen distinta y se torna incapaz de ofertar sus productos a los mercados y de cerrar acuerdos que mantengan la viabilidad de su proyecto industrial y la capacidad productiva