Deportes

Entrevista a Paco Aguilar

"Gran parte de mi vida ha estado ligada al deporte y en concreto al baloncesto en silla de ruedas"

Paco Aguilar nació en Madrid, el 28 de Abril de 1959 aunque en la actualidad reside en Vélez Málaga, donde vive hace treinta y cinco años

La Comarca

13/01/2014

(Última actualización: 14/01/2014 19:49)

Imprimir

Dentro de la serie de entrevistas que el club de baloncesto en silla de ruedas Cocemfe Puertollano esta realizando con motivo de su quinto aniversario hoy le toca a un gran profesional, “Paco Aguilar”, el actual entrenador del club Amivel de Vélez-Málaga y seleccionador andaluz, un todoterreno que lleva prácticamente toda su vida dedicado en cuerpo y alma a la integración de las personas con discapacidad en la sociedad a través del deporte.

Es entrenador superior de baloncesto desde 1991, entrenador de balonmano, de voleibol, de bádminton, de fútbol pero sin título, porque en aquel entonces, 1979 había una norma con la que ninguna persona que tuviese alguna deformidad física podía obtener el titulo de entrenador de fútbol, pero con autorización para entrenar. Cuenta con innumerables clinic de formación y perfeccionamiento de baloncesto y de otras modalidades deportivas. Como dato anecdótico, también es maestro de profesión y no le dejaron presentarse a las oposiciones por la rama de Educación Física porque las pruebas no estaban adaptadas, aprobó por otra especialidad y al año siguiente, curiosamente, adaptaron las pruebas de Educación Física.

Siendo entrenador de tantas disciplinas deportivas ¿por te decides por el Baloncesto?

Elegí el basket porque era lo que más me llenaba y porque en mis tiempos de universidad me integré en el antiguo ADEMI de Málaga de BSR. Fui contratado por el Ayuntamiento de Vélez-Málaga como monitor polideportivo y, aunque había que atender a todas las disciplinas deportivas, me asignaron el baloncesto, tanto en equipos de formación como absolutos, en ese tiempo dirigí durante siete temporadas al C.B. Axarquía en 1ª División autonómica. Después tuve que elegir entre el basket a pie o el BSR y me decidí por el baloncesto en silla de ruedas por considerar, en aquel entonces, que podía aportar más y ser de más utilidad.

Paco, tu has dado tu vida por el baloncesto en silla de ruedas me podrías decir ¿qué es lo que te ha dado el baloncesto a tí?

Mucho en lo personal y en lo social, gran parte de mi vida ha estado ligada al deporte y en concreto al baloncesto. En cuanto al BSR he adquirido experiencia en el colectivo, amistad y formación necesaria que hace que tenga muy claro lo que es este deporte en general, desde la base con la participación y formación hasta la fase más competitiva y de objetivos deportivos de élite.

Ya ha llovido desde que en el año 1979 crearais el club Amivel ¿Cómo surgió esta idea?

El motivo fue dar respuesta deportiva a las personas con discapacidad física en la comarca malagueña de la Axarquía, que está formada por 31 pueblos. Un compañero de la comarca concretamente del pueblo de Iznate, Francisco Jiménez Tovar (Curro), que coincidió conmigo en el ADEMI de Málaga, quedamos un día y concretamos la creación del Club Deportivo AMIVEL.

¿Qué ha supuesto para ti ver la evolución del equipo (Amivel Vélez-Málaga) año tras año hasta llegar el momento actual en el cual estáis en la máxima categoría del baloncesto español?

Todo ha ido mejorando progresivamente. Desde pasar de un juego más lúdico y de ocio hasta un nivel mucho más competitivo, de aportar los propios participantes el coste del equipo hasta la estimulación económica que ahora se proporciona, de realizar los desplazamientos en nuestros propios coches hasta los medios de locomoción que usamos ahora. El nivel de conocimiento de nuestro BSR ha ido evolucionando positivamente, llegando técnicos más formados y con conocimientos deportivos, tanto generales como específicos del baloncesto. Por otra parte, el nivel competitivo de nuestras Ligas también ha dado un avance importantísimo a nuestro Basket. Y otra innovación importante ha sido la logística, principalmente la sillas de ruedas, pasando de cerca de 22 Kg de entonces hasta 8 Kg. de media de las actuales, la aerodinámica, la personalización de las mismas. El compromiso y seriedad por parte de deportistas, técnicos, clubes y Federaciones (territoriales y nacional), que han hecho que hasta las instituciones hayan tenido que mirarnos, aunque en algunos casos, de reojo.

Esta evolución también la hemos vivido en el Club Deportivo AMIVEL, pasando por todas las categorías del BSR, hasta llegar a División de Honor.

Aún les cuesta trabajo a los organismos públicos y privados apostar por el deporte adaptado como forma de integrar a las personas con discapacidad en la sociedad ¿qué deberían de hacer los clubes y las Federaciones para hacerles ver la importancia que tiene el deporte para nuestro colectivo?

Sí, es verdad. No obstante parece que empiezan a abrir un poco la puerta al deporte para personas con discapacidad aunque deben ser nuestra constancia y seriedad en las competiciones las que lo están consiguiendo. Nuestro deporte está siendo cada vez más valorado y, aunque nos queda mucho por avanzar en este sentido, las instituciones empiezan a ser más conscientes de su valor y de sus connotaciones. Otro aspecto importante es el sector privado que, aunque con algunas excepciones, aún no entra en el patrocinio del BSR. Aquí es necesario el apoyo de los medios de comunicación para que llegue a la población en general y al empresariado en particular la proyección del deporte de discapacitados y ahora aún más con la Ley de mecenazgo.

Los clubes de baloncesto en silla de ruedas están pasando en los últimos años por una difícil situación en la que hemos visto como han desaparecido un buen número de equipos con mucha historia ¿a qué crees que es debido?

No hay una sola circunstancia sino un cúmulo de ellas. Sin ninguna duda, la primera ha sido la crisis económica que llegó a nuestro deporte de forma explosiva, quizás por tener su principal sostén en subvenciones y ayudas públicas. Otra podía ser la falta de proyectos deportivos basados en la propia realidad de donde parten los clubes, quizá algunos pusieron el objetivo tan alto que se diluyeron por la propia efervescencia. Otro factor importante es la poca paciencia en la formación, queremos llegar rápidamente a la competición y además ser elitistas, sin dejar de ser ambiciosos debemos ser conscientes y realistas de cual es “mí” realidad como club. Otra situación que también está influyendo es la evolución de la medicina, con la erradicación de algunas patologías, como por ejemplo la polio, que hace que los clubes tengamos que actuar de forma más activa en la captación de deportistas, creo que una buena coordinación con los servicios de rehabilitación de los servicios sanitarios podría ser un buen lecho de captación.

¿Además de al equipo Amivel de Málaga has entrenado a algún otro equipo de baloncesto en silla de ruedas?

Equipos no, he sido seleccionador nacional Sub-22 durante 7 años y 2º entrenador nacional absoluto masculino y femenino también durante ese tiempo.

¿Que supuso para ti ser el elegido por la Federación para dirigir la selección sub 22? ¿Ganaste algún titulo como seleccionador?

Una gran satisfacción y responsabilidad, fue como mirar el baloncesto con la puerta abierta de “par en par” y no sólo por la mirilla, además me asignaron una selección que quizá por formación profesional me era propicia. Con el equipo sub-22 se ganaron dos Campeonatos de Europa, uno en Estambul y otro en Adana, fuimos segundos clasificados y medalla de plata en el Mundial celebrado en Francia, y terceros clasificados y medalla de bronce en Malle (Bélgica).

Además de ser entrenador del Amivel también eres seleccionador andaluz ¿Desde cuando? ¿Has ganado algún titulo con la selección andaluza?

En la actualidad soy seleccionador andaluz absoluto y escolar, anteriormente también estuve ejerciendo estas funciones durante tres temporadas que se cortaron por mi nombramiento como entrenador del equipo técnico de BSR de la FEDDF y ahora llevo dos temporadas consecutivas como seleccionador andaluz.

Por otra parte, siempre que he dirigido la selección absoluta andaluza, hemos sido campeones de España, claro siempre hemos tenido un gran equipo y con la escolar el máximo ha sido la medalla de plata en Valladolid.

Has ganado títulos como seleccionador español y andaluz pero ¿Qué crees que le falta a tu equipo el Amivel para dar ese pasito que os haga ganar títulos en la liga española?

Bueno tanto como ganar la Liga española aunque, tal y como están las cosas, no está al alcance de muchos. Creo que el Clínicas Rincón AMIVEL, lo primero que debe hacer es consolidarse en División de Honor y, a partir de ahí, constituir un proyecto un poco más ambicioso. No hay que olvidar que hay pocas ciudades que no son capitales de provincia en la máxima categoría del BSR, con el hándicap que esto lleva consigo, pero no obstante debemos seguir creciendo y para ello es necesario que todos los estamentos del club así lo consideren. En resumidas cuentas un club es la suma de mucha gente donde los jugadores son imprescindibles para que se consigan objetivos competitivos superiores.

Paco, has obtenido diversos trofeos, premios y reconocimientos en tu tierra de adopción Málaga por tu trayectoria deportiva y personal, ¿me podrías citar algunos de estos galardones? y ¿qué sientes al ser una persona tan querida?

Si, tengo muchos reconocimientos en cuanto a mi labor en el deporte en general y al de las personas con discapacidad en particular. Premio al mejor entrenador de la comarca de la Axarquía, premio a los valores humanos en la provincia de Málaga, deportista distinguido de Málaga, premio a la entrega y dedicación por la prensa de Andalucía, deportista del año por el Ayuntamiento de Vélez-Málaga, premio a la trayectoria deportiva en Andalucía por la FADDF. Seguro que tendré algunos más, pero creo que es suficiente.

¿A pesar de todo lo vivido y trabajado piensas que aún te queda algo por aprender?

Por supuesto que sí, no hay nadie que, por muy pitagorin que sea, no esté en actitud de aprender y ay de aquel que se crea superior a alguien. El mundo del basket está en constante evolución y no hay otra forma de ir al día que estar en reciclaje y perfeccionamiento constante. Se aprende día a día en el contacto con los jugadores, de los coach, de la competición, de los directivos y del propio desarrollo curricular en la materia del baloncesto.

Tu trabajo con las categorías inferiores de la selección española te hace ser un gran conocedor de los nuevos valores de este deporte ¿Crees que tenemos un futuro halagüeño tanto a nivel de clubes como de selección?

Si, por supuesto. Los sub-22 de oro son los que están ahora en el máximo apogeo en la selección absoluta, nos tienen que dar muchas más alegrías porque es un grupo increíble.

Sentarse en un banquillo siempre es una responsabilidad, pero ¿qué significa para tí formar parte de este mundo?

Como bien dices es una responsabilidad y aunque ésta, está repartida entre todos los componentes de un club, en el juego es el coach el que toma las determinaciones. No obstante considero que sin dejar de ocupar el puesto que le corresponde al entrenador, la horizontalidad dentro de un equipo puede ayudar a todos aunque algunos lo vean como una debilidad del propio coach.

¿Has pensado en alguna ocasión que seria tu vida sin el baloncesto en silla de ruedas?

La verdad que no he pensado en eso por ahora, pero llegado el momento habrá que adaptarse a la nueva situación. Estas cosas no son para siempre, pero aun me veo fuerte y bien para seguir.

Y ya por último Paco y para finalizar esta entrevista ¿Qué le deseas a tu club y al baloncesto adaptado español para el año 2014?

A ambos que se cumplan sus objetivos programados y que por fin el BSR sea admitido por todos como una modalidad deportiva más.

Fuente: Ángel Pablo Sendarrubias Sánchez