Daimiel

El suceso está siendo investigado, a petición expresa del alcalde, Leopoldo Sierra, quien confirmó que los niveles de toxicidad eran prácticamente inexistentes. Queda descartada una fuga de gas natural

El Ayuntamiento se afana en buscar las causas y solucionar el episodio de mal olor detectado en el área sur de Daimiel

El hecho obligó a desalojar el colegio San Isidro a las 9:30 horas, después de la persistencia del hedor cuyo foco se detectó en el polígono industrial Daimiel Sur, a dos kilómetros del centro educativo

La Comarca

16/12/2013

(Última actualización: 16/12/2013 21:43)

Imprimir

Un fuerte olor llegado desde el polígono Daimiel Sur obligaba a desalojar a las ocho de la mañana a los trabajadores de la empresa Faigés y, una hora y media después, a los alumnos del colegio San Isidro donde también se empezó a detectar ese mismo olor. El protocolo de seguridad puesto en marcha movilizaba a bomberos, servicios sanitarios, fuerzas de seguridad y técnicos de la empresa Gas Natural que, una vez revisada la red de distribución del municipio, han descartado que su origen se deba a un escape de gas.

Al lado de este dispositivo, que por motivos de seguridad delimitaba un cordón de seguridad de 200 metros en los alrededores de las empresas cercanas, ha estado desde el primer momento, el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra. Junto al primer edil también se han desplazado hasta el polígono los concejales de Seguridad Ciudadana, Promoción Económica y Medio Ambiente para seguir el minuto a minuto de la investigación que determine el origen exacto de este molesto e intenso olor.

A la espera de esas primeras hipótesis, el primer edil mandó un mensaje de tranquilidad a los daimieleños ya que los desalojos de empresas y colegio se han desarrollado sin incidentes y ha emplazado a tener más datos para hacer una valoración más exhaustiva. “Llevamos trabajando en ello y queremos saber qué ocurre”, afirmó. En este sentido descartó cualquier problema de gas o de combustión de la caldera del centro educativo.

En principio confirmó que se ha iniciado una investigación a petición expresa municipal. Entre tanto, “parece ser que viene motivado de forma aérea, ya que en la red de saneamiento los indicadores tampoco detectan alarma alguna, al menos, en esta ocasión”. “Las investigaciones están en marcha y a partir de ahora, técnicos y agentes de calidad medioambiental, están recogiendo muestra”, comentó.

Con esa información, decía Sierra, “se nos ha transmitido tranquilidad ya que, argumentaba el alcalde, “según bomberos del 1006 que actuaban de oficio en la zona, los niveles que se detectan ni siquiera alcanzan la alarma de precaución mínima en la atmósfera.

Por lo que, en teoría, “la situación no debe revertir en problemas de salubridad en la población”. A partir de ahí, y teniendo en cuenta ese mensaje tranquilizador, se ha iniciado un proceso de reuniones con técnicos de distintas administraciones y fuerzas y cuerpos de seguridad para iniciar una investigación, al tiempo que se informó a los grupos de la oposición, quienes mostraron su disposición a colaborar en todo momento. Sierra insistía que el objetivo es determinar en qué términos se da esta situación, saber cuál es la causa que la origina y la correspondiente intervención al respecto.

En lo que respecta al colegio, desde el cuerpo de Bomberos se informó que el desalojo ha sido una medida de carácter preventivo, pero que el porcentaje de probabilidad de intoxicación fue en cualquier caso insignificante.

Así las cosas, la actividad lectiva en el colegio San Isidro, el más cercano a la zona industrial, se suspendió el lunes. Los trabajadores de CIDRA y Faiges, donde se detecta mayor concentración de olores, volvieron a reincorporarse a sus puestos a las 13:00 horas, después de que los efectivos de bomberos de 1006 confirmaran que se ha detectado un olor pestilente pero en ningún caso alcanza unos parámetros mínimos de intoxicación.

El alcalde daimieleño agradeció el apoyo sanitario que se ha dispuesto toda la mañana, así como el de Protección Civil, Bomberos, Guardia Civil, SEPRONA y Policía Local y 112.