El presidente de SEPI anuncia un proyecto tecnológico de futuro para las Minas de Almadén

Ramón Aguirre ha presidido el acto de presentación del libro “Patrimonio del Mercurio” editado por MAYASA

La Comarca

21/11/2013

(Última actualización: 22/11/2013 10:41)

Imprimir

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre, ha anunciado hoy que se encuentran muy avanzadas las conversaciones con los ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y de Economía y Competitividad para la creación de un centro de investigación y tratamiento de los excedentes de mercurio y sus residuos, que supondrá un gran avance tecnológico para la empresa y un nuevo horizonte de progreso para las Minas de Almadén.

El acuerdo supondrá el aprovechamiento de las instalaciones actualmente existentes en la empresa MAYASA, del Grupo SEPI, así como sus conocimientos y experiencia para facilitar el desarrollo de tecnologías que den soluciones al manejo medioambientalmente responsable del exceso de mercurio y de otros metales pesados

El anuncio de este proyecto, que podrá confirmarse en breve, lo hizo el presidente de SEPI en la presentación del libro “Patrimonio del Mercurio”, editado por MAYASA, a través de su Fundación Almadén-Francisco Javier de Villegas, que se ha celebrado esta mañana en Almadén (Ciudad Real), en el Hospital de Mineros de San Rafael, sede de la citada Fundación. Al acto asistieron también, entre otras autoridades, el embajador de la República de Eslovenia, Aljaz Gosnar, el delegado en Ciudad Real de la Junta de Castilla La Mancha, Antonio Lucas Torres, el Alcalde de Almadén, Carlos Rivas Sánchez, y el presidente de MAYASA, Fernando Murillo.

El libro, elaborado por Ángela Rojas Ávalos, repasa la historia de Almadén y de Idria (Eslovenia) en el patrimonio del mercurio. En este sentido, Ramón Aguirre recordó que la decisión de la Unión Europea de abandonar la explotación del mercurio hizo que Minas de Almadén y Arrayanes (MAYASA), principal productor mundial del mineral, tuviera que cambiar de manera radical el objeto esencial de su actividad.

En la actualidad, señaló a continuación, MAYASA está comprometida en la preservación del medio ambiente y es sensible a los problemas asociados al mercurio y otros metales, invirtiendo en proyectos de investigación ambiental y contribuyendo al desarrollo sostenible de su entorno. Asimismo, dijo, esta empresa viene demostrando su firme voluntad y capacidad para escribir una nueva página de éxito en la historia de Almadén y la comarca.

El nuevo proyecto es, según el presidente de SEPI, un reto social y tecnológico para MAYASA, aportando soluciones medioambientalmente seguras a esos metales tóxicos que se dejan de utilizar. Pero también, añadió, una senda hacia un nuevo futuro que permitirá la pervivencia de las minas de Almadén como fuente de desarrollo, de innovación y crecimiento, al igual que un valor cultural de relevancia mundial.