La hipocresía política de Cospedal

La Comarca

30/05/2013

(Última actualización: 31/05/2013 12:00)

Imprimir

El gobierno de Castilla-La Mancha que preside María Dolores de Cospedal enarbola su propuesta de reducción de diputados con la excusa de la austeridad. Si su propuesta saliera adelante se estima que se ahorraría unos 15 millones al año en este concepto. Lo que ignoran la mayor parte de los ciudadanos de la región es que tras la llegada de Cospedal al gobierno regional el presupuesto de alta dirección de la junta se multiplicó por dos (pasando de 36 millones en 2011 a 68 en 2012 y 67 en 2013) a la vez que se acometían grandes recortes sociales. Por tanto, si de vedad Cospedal estuviera tan comprometida con el ahorro no habría incrementado ese presupuesto (muy por encima de lo que se conseguiría disminuyendo el número de diputados); pero claro está, en este juego en el que se embarca la presidenta regional hay otros factores que pretende que pasen desapercibidos.

Si de verdad quisiera ahorrar sin mermar la representatividad democrática, aprovecharía la disminución del número de diputados para crear una circunscripción única y mataría dos pájaros de un tiro: ahorro (exactamente lo mismo que con su propuesta) y una ley electoral más justa y proporcional (una persona, un voto) algo que sí que reclama constantemente la ciudadanía. Pero no, el objetivo de Cospedal no es el ahorro como ya hemos demostrado con el aumento del presupuesto de alta dirección de la junta, sino el blindaje del bipartidismo y perpetuarse en el poder justo en un momento en que las encuestas confirman que PP y PSOE apenas conseguirían el 50% de los votos y que IU y UPyD se acercan al 30%. Con la reforma que pretende el PP quedarían sin representación los ciudadanos que votaran a partidos que incluso alcanzasen un 15% de los votos (previsiblemente IU, UPyD, EQUO,..), pero Cospedal cree que eso es secundario y lo principal es ahorrar un poco (aunque ya hemos visto que podría ahorrar igual sin que esto ocurra con una circunscripción única). La objeción que Cospedal presenta a la circunscripción única es que no quedarían representadas las provincias... y claro está, para ella es mejor representar al territorio (las provincias) que a los ciudadanos (dejando a los ciudadanos que no votaran ni a PP ni a PSOE sin voz, aunque cada vez son más). Con su reforma el PP podría alcanzar mayoría absoluta con poco más de un 30% de los votos (siempre que supere al PSOE). Ese es el objetivo de Cospedal, perpetuarse en el poder aún sin el apoyo mayoritario de la ciudadanía, un auténtico pucherazo.

Cospedal azuza los bajos instintos de la gente argumentando que se gasta mucho en la política (cosa que es cierto si atendemos al presupuesto de alta dirección que ella misma ha doblado) reclamando que hay que ahorrar en la representatividad democrática de los ciudadanos: pura hipocresía. Una vez más Cospedal prefiere recortar a los ciudadanos para mantener sus prebendas políticas y acallar la voz de los ciudadanos. Esto se parece cada vez más a una república bananera en la que el poder establecido utiliza los mecanismos del poder para acallar las voces discrepantes que cada vez tienen más apoyo.

Firmado:

Gustavo R. García

Responsable de Organización de UPyD en Castilla-La Mancha