El Caserío se aferra a su talismán, el Príncipe Felipe

La Comarca

22/02/2013

(Última actualización: 22/02/2013 13:00)

Imprimir

Los equipos de la capital disputan el sábado un derbi muy caliente. Pareciera que la enemistad entre ambos clubes se ha larvado en mil batallas, pero lo cierto es que el pasado de ambos es escaso. Los clubes jóvenes construyen rápidamente sus mitos y leyendas, se arrogan, como herederos, gestas pasadas mientras van haciendo su camino al andar.

En el centro del huracán del duelo entre el Caserío y el BM Alarcos se sitúa el pabellón Príncipe Felipe, además del empeño amarillo por hacer que coincidiera el derbi juvenil con el sénior. Los segundos están contrariados, por decirlo finamente, porque el aforo del “Felipe” es pequeño y creen que muchos de sus aficionados no podrán entrar. Los amarillos, por su parte, esgrimen razones deportivas para jugar el derbi en su pabellón habitual.

Hay otro motivo. Y es que el Caserío Ciudad Real ha ganado siempre en el Príncipe Felipe y, quien más, quien menos, tira de estadísticas, que en estos casos se parecen mucho a las supersticiones. Han sido trece los encuentros oficiales que los de Fernando Imedio han disputado en su pabellón desde su creación. Y trece han sido las victorias amarillas. El Príncipe Felipe es el talismán del Caserío, su amuleto de la suerte. Arropado por una afición que presiona, quiere aprovechar esa ventaja contra el BM Alarcos, incluso a costa de que haya quien quiera y no pueda ver el encuentro.

A lo largo de la temporada y media que los amarillos han jugado en el Príncipe Felipe, han caído equipos de gran nivel, como el Manzanares (26-25 en la 11/12 y 29-21 esta campaña) o el Cátedra 70 (30-29 el año pasado).

La mayor goleada conseguida por los de Fernando Imedio en estos encuentros es la que consiguió frente al Villafranca, en el último encuentro de la pasada temporada, cuando los amarillos ganaron por 17 tantos (36-19).

Quique Calero, descartado

El jugador del Caserío Ciudad Real Quique Calero no podrá disputar el partido del próximo sábado ante el BM Alarcos. El golpe sufrido en su rodilla izquierda el pasado sábado en la pista de Manzanares le convierte en una sensible baja defensiva para el derbi.

Tras el duro golpe sufrido, Quique Calero salió de Manzanares con muchísimas molestias y sin poder plantar el pie, aunque la rodilla no estaba inflamada en exceso. Con el paso de las horas, la inflamación creció y ello ha provocado que todavía no haya sido posible darle un diagnóstico. Mientras tanto el jugador mantiene sesiones de fisioterapia.

Una sensible baja que se une a la de Emilio Mozos, en pleno proceso de recuperación tras su intervención el mes de enero. Una ausencia que, a buen seguro, se convertirá en una razón más para sobreponerse y luchar por unos puntos que permitirían al Caserío seguir dependiendo de si mismo para hacerse con el campeonato.

EL CASERÍO EN EL FELIPE

TEMPORADA 2011/2012

Caserío - BM Ciudad Real 30-22

Caserío - Madridejos 36-21

Caserío - Manzanares 26-25

Caserío - Puertollano 37-21

Caserío - Villarrobledo 29-18

Caserío - Cátedra 70 30-29

Caserío - Deportivo Retamar 36-20

Caserío - Villafranca 36-19

TEMPORADA 2012/2013

Caserío - Villarrobledo 30-22

Caserío - Manzanares 29-21

Caserío - Ciudad Encantada 33-18

Caserío - Deportivo Retamar 26-22

Caserío - BM Bolaños 30-25