Daimiel

Con el buen augurio de que el humo fue en dirección a la ermita

La Hoguera de la Paz en Daimiel predice que 2013 será un buen año

Así lo comentaban los daimieleños más veteranos que se acercaron al calor de una cita que contó con la animación de la Banda Municipal y los habituales puestos de colación.

La Comarca

27/01/2013

(Última actualización: 28/01/2013 12:00)

Imprimir

“Fíjate, el humo va pá la ermita, eso es que va a ser un buen año, ya lo verás”. El que lo dice es Julián, un agricultor jubilado que, como muchos de su generación, ahora va acompañado de sus nietos hasta la Hoguera de la Paz para contribuir con su presencia a que esta tradición y toda la sabiduría popular que conlleva perviva. Por el momento, ese objetivo está garantizado porque los daimieleños siguen acudiendo en masa a esta cita, tal y como se comprobó la noche del viernes. Una estampa posible gracias al esfuerzo de la modesta hermandad de Nuestra Señora de la Paz que, como subrayó el alcalde, Leopoldo Sierra, se vuelca para que esta fiesta se mantenga. Así se lo trasmitía a la presidenta de la hermandad a la que también agradecía el gesto solidario de la recaudación del reparto de pitos y limoná que, junto a una aportación de la propia hermandad, se destinará a una causa solidaria. “Hoy tenemos un ejemplo más de la implicación de todas nuestras hermandades con aquellos que peor lo están pasando en esta complicada época”, destacaba el primer edil.

Como es habitual el encendido corrió a cargo de los hermanos mayores, cargos honoríficos que recaían en Sagrario Reguillos y Antonio Márquez Reguillos, tía y sobrino, que confesaban su orgullo por este hecho. Al mismo tiempo aparecía en la Plaza de la Paz la talla de la Virgen de la Paz y la música de la Banda Municipal comenzaba a sonar. La Hoguera ya ardía, los pasodobles acompañaban estos primeros minutos y los más rápidos bajaban por la calle Jesús con las típicas almendras garrapiñadas o una rosca de churros para acompañar luego en casa con chocolate. Mientras, subían otros tantos centenares de daimieleños para cumplir el mismo ritual. Ese ir y venir en el que al mirar la dirección del humo de la hoguera muchos encontraron un buen motivo para confiar que 2013 será mejor que el año pasado.