Provincia

Nota de prensa PSOE

El PSOE insta a Cotillas a dejar a un lado la mentira y la confrontación para solucionar los pagos a los ayuntamientos

“No tiene sentido seguir discutiendo sobre estos temas, ya que lo único que queremos los alcaldes y alcaldesas de esta provincia y también nuestros vecinos es que la señora Cospedal y el equipo de Gobierno regional nos pague” lo que debe

“Usted y yo sabemos que la deuda que mantiene la señora Cospedal con su ayuntamiento, el Ayuntamiento de Tomelloso, es del ejercicio 2011, así lo dice la Cuenta General, un documento objetivo al que pueden tener acceso los ciudadanos, e igual de cierto es que no hay deuda correspondiente a los años 209 y 2010”

La Comarca

22/10/2012

(Última actualización: 23/10/2012 14:00)

Imprimir

La secretaria de Política Municipal de la Ejecutiva provincial del PSOE de Ciudad Real, Jacinta Monroy, ha invitado al presidente provincial del Partido Popular, Carlos Cotillas, a que vea la Cuenta General de 2011 facilitada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para comprobar cómo la deuda que mantiene el Gobierno de Cospedal con los ayuntamientos corresponde a los años 2011 y 2012.

Como ya manifestado en ocasiones anteriores, Monroy ha apelado al sentido de la responsabilidad, al recordar que como gestores públicos “estamos para solucionar problemas, no para mentir”, tal y como ha hecho Cotillas esta mañana en su comparecencia de prensa.

En este sentido, la responsable de Política Municipal del PSOE ciudadrealeño ha sido muy clara al dirigirse a Carlos Cotillas. “Usted y yo sabemos que la deuda que mantiene la señora Cospedal con su ayuntamiento es del ejercicio 2011, así lo dice la Cuenta General, un documento objetivo al que pueden tener acceso los ciudadanos, e igual de cierto es que no hay deuda correspondiente a los años 209 y 2010”, ha apuntado Monroy.

Aludiendo de nuevo a la documentación oficial de la Cuenta General a 31 de diciembre 2011, la dirigente socialista ha explicado cómo el Gobierno de Castilla-La Mancha reconoce únicamente 463.000 euros de deuda con los ayuntamientos acumulada durante los años 2009 y 2010, y es precisamente durante el ejercicio 2011 con Dolores de Cospedal al frente de la Junta de Comunidades cuando esa deuda se dispara de forma desorbitada hasta los 84,3 millones de euros.

Hecha esta aclaración, Monroy ha manifestado que “no tiene sentido seguir discutiendo sobre estos temas, ya que lo único que queremos los alcaldes y alcaldesas de esta provincia y también nuestros vecinos es que la señora Cospedal y el equipo de Gobierno regional nos pague” lo que debe.

Desde las filas socialistas insisten en remitirse a unos datos objetivos que no se prestan a la interpretación y que en fondo sólo tienen una lectura, y es “la abultada deuda de la Junta con todos los ayuntamientos de la provincia de Ciudad Real está perjudicando de forma muy grave a los ciudadanos, con una considerable reducción de servicios y prestaciones y, lo que es más, grave, la desaparición de mucho de ellos”.

En su calidad de alcaldesa, Jacinta Monroy ha vuelvo a poner como ejemplo la situación de su municipio, Argamasilla de Calatrava, al recordar cómo al igual que la inmensa mayoría de consistorios, en su caso no ha recibido ni un solo euro a lo largo del año 2012, por lo que se preguntado que si “¿eso también es gestión de Barreda? ¿O es ya suya y de la señora Cospedal?”.

Jacinta Monroy ha señalado que “la cosa es muy seria y delicada”, por lo que ha rechazado la mentira como estrategia para tapar unos impagos de la Junta de Comunidades en la etapa de Cospedal que están llevando a la parálisis y a la desesperación de la práctica totalidad de alcaldes y alcaldesas de la provincia.

Finalmente, Monroy ha recordado que “desde el mismo día de su nombramiento como presidente provincial del PP, los socialistas tendimos la mano al señor Cotillas para trabajar de forma conjunta en la solución de los problemas de nuestros paisanos y por encima de las diferencias ideológicas, aunque mucho nos tememos que escuchando sus palabra esa no va a ser su prioridad ni su voluntad”.