Opinión

Reflexión poética

Volverse vida es como volverse amor (Poema)

Víctor Corcoba Herrero

30/08/2012

(Última actualización: 30/08/2012 12:00)

Imprimir

Al amanecer estoy alegre, cualquiera se vuelve energía con la luz.

La luz que se clava en el corazón de las gentes nos da vida.

El aire que se respira como fuente de abecedarios entra en diálogo.

El silencio que se aspira como caricia de soledad nos enternece.

El brazo del horizonte abrazado a un nuevo sueño nos alienta.

Al fin y al cabo, el sueño no es más que el gozo de vivir naciendo.

Por eso, en cada nacimiento hay un vivo verso de amor viviendo.

Nadie lo deje escapar, nadie lo deje de buscar. Nadie se diga nadie.

Quien busca, siempre halla; y, hallándose con la vida, siempre se vibra.

II

Todo se vuelve vida al despertar de los días cuando la luna se va.

El sol sale con su alborada de poemas a dar vida por doquier.

Ante la poesía voy bebiendo las horas y me crezco.

Transito por los caminos de la verdad y soy el poema.

La claridad siembra pasiones en los corazones.

En el alma de la aurora no hay inviernos.

La primavera nace cada día a los ojos humanos.

Es cuestión de despertar, de dejarse coexistir por ella, de vivir en ella.

III

Volverse vida y envolverse en la vida como el agua entre mis ojos.

El agua todo lo germina en este océano de voces fugitivas.

Voces que se cruzan y entrecruzan entre sí como pompas de jabón.

Veo que por la puerta del mundo entra un olor a esperanza.

Cuerpo a cuerpo somos mortales. Alma a alma somos inmortales.

Dejad que los latidos nos aviven la visión de lo que somos.

Todo lo que tiene corazón tiene vida en abundancia.

Sólo hay que dejarse sorprender al romper el alba en los labios.

Sólo hay que dejarse conducir por la naturaleza y ver lo oculto.

Que las alas de Dios te lleven y te eleven consigo en los demás.

Porque en la eternidad nada se empequeñece, todo se engrandece.

Lo que no vemos también florece como estrella de la mañana.

Si una mañana se te niega a recibirte, tú no dejes de mirarla y espera.

Que todo ser humano vive por lo que aguarda hasta que Dios le llama.

Víctor Corcoba Herrero

corcoba@telefonica.net

30 de agosto de 2012