El aula de conciliación de Bolaños permite compatibilizar vida familiar con la laboral

La Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Bolaños de Calatrava entiende que el Aula de Conciliación Municipal es la respuesta a la necesidad demandada por parte de la ciudadanía para alcanzar unas condiciones y recursos que permitan conciliar la vida familiar y personal con la laboral.

La Comarca

08/08/2012

(Última actualización: 09/08/2012 12:00)

Imprimir

El Ayuntamiento de Bolaños, a través de la Concejalía de Igualdad y el Centro de la Mujer, ha puesto en marcha un servicio de apoyo, prestado por personal cualificado, para el cuidado de menores de 0 a 3 años durante el mes de agosto en horario de 9.00 a 14.00 horas de lunes a viernes.

El ‘Aula de Conciliación Municipal’ se decide poner en funcionamiento para suplir otros servicios de atención a la infancia que dejan de funcionar durante el mes de agosto, como es el caso de las guarderías, centros de atención a la infancia o ludotecas.

En palabras de la concejala de Igualdad, María José Moraga, ‘la conciliación es cosa de todos, pero somos conscientes de que es en el núcleo familiar donde se perciben y sufren las mayores dificultades. Como respuesta a esta situación, desde las diferentes administraciones, se está trabajando para hacer de la conciliación una actitud personal y una opción individual al alcance de todas las personas que lo necesiten’.

Se trata de una iniciativa pionera que, por primera vez el Consistorio bolañego, ha impulsado mediante la regulación de una nueva ordenanza municipal, en la cual se recogen todos los requisitos necesarios para ser beneficiario de dicho servicio.

Las personas beneficiarias del servicio son familias empadronadas en Bolaños y con necesidad de desarrollar su vida laboral, formativa o social, hacia las que desde las diferentes administraciones se ha de mantener una actitud sensible con sus problemas mediante el desarrollo de una nueva cultura de comprender el mercado laboral.

La incorporación de la mujer al trabajo, el desigual reparto de responsabilidades entre hombres y mujeres en la esfera privada, la perpetuación de la división del trabajo en función del género, así como un déficit de servicios comunitarios de apoyo, que afectan negativamente a la igualdad de oportunidades en el empleo, al equilibrio social, al entorno familiar, a la productividad empresarial o a la calidad de vida, son ejemplos de la problemática social, que pretende paliar la incorporación de la conciliación en las políticas de igualdad.