Industria de CCOO condena la brutal carga policial y la intención del gobierno de desacreditar a la marcha del carbón

Según el sindicato, la desmedida presencia policial en la manifestación de ayer alteró el transcurso de una movilización que se había desarrollado sin incidentes. Tras reflexionar durante unas horas sobre la carga policial de ayer, la Federación de Industria de CCOO se pregunta por qué el martes por la noche los mineros entraron en la capital sin ocasionar incidente alguno y por qué la manifestación de ayer tuvo que ser brutalmente reprimida. Cree el sindicato que es porque alguien estaba interesado en demostrar que los mineros actúan con violencia y justificar así su negativa a sentarse a negociar con los trabajadores de un sector que durante tres semanas se han recorrido el país para exigir soluciones.

La Comarca

12/07/2012

(Última actualización: 12/07/2012 12:00)

Imprimir

La Federación de Industria de CCOO lamenta y condena la manera en que el gobierno trató de desacreditar el indudable éxito de la manifestación que ayer recorrió las calles de Madrid contra el cierre de la minería del carbón y por la reactivación de las comarcas mineras.

La desproporcionada presencia policial en las inmediaciones del Ministerio de Industria fue utilizada por las fuerzas del orden para provocar a unos manifestantes que avanzaban por el Paseo de la Castellana de manera pacífica.

A este sindicato le llama la atención que en la marcha nocturna del martes no se produjera incidente alguno y que la de ayer, de la misma envergadura y con el mismo tono, se saldase de manera tan violenta por parte de las fuerzas del orden público. Para la Federación de Industria de CCOO la desmedida presencia policial fue en si misma una provocación y no le extraña que finalmente acabase de manera tan lamentable.

Ya desde el día anterior el Ministerio de Industria estaba vallado de arriba a abajo como si José Manuel Soria se temiese que una horda de bárbaros fuera a desembarcar en su ministerio. Sólo exigían la apertura de una mesa de negociación, algo que a este Gobierno le parece cosa de bárbaros.

La propia Delegación del Gobierno reconoció ayer por la tarde que los mineros no ocasionaron los altercados. Por eso la Federación de Industria de CCOO anima a las fuerzas del orden público a actuar de forma ejemplarizante desde la no provocación.

Este sindicato no tiene ninguna duda de que una presencia importante de policía en una manifestación es en sí misma un amedrentamiento a la libertad de todo ciudadano, reconocida en la propia Constitución. Lo que ocurrió ayer no debería volver a repetirse.