Puertollano

Una actividad realizada en el museo etnológico y dirigida por Ocioturix

Clausura de los talleres de reciclaje y oficios tradicionales donde han participado 600 escolares de Puertollano

J. Carlos Sanz

05/06/2012

(Última actualización: 06/06/2012 14:00)

Imprimir

Más de 600 alumnos de 5º Primaria de los centros educativos de Puertollano y del Centro de Educación Especial Aspades-La Laguna han participado en los talleres de reciclaje selectivo y oficios tradicionales que desde el pasado 7 de mayo se han celebrado en el Museo Etnográfico de la localidad.

Una iniciativa didáctica, comandada por la empresa de animación juvenil Ocioturix, y que ha sido financiada en su totalidad por Ecoembes con 3.245 euros. Coincidiendo con la efeméride del Día Mundial del Medio Ambiente, se ha procedido a la clausura de unos talleres que para Luis Miguel Ortiz, Concejal de Medio Ambiente, han dejado buen sabor de boca. “Estamos muy contentos con los resultados porque los chavales están aprendiendo a reciclar y conocer los antiguos oficios de nuestra comarca” señalaba el concejal.

La actividad se estructuraba en varias fases. Previo a la participación en los talleres mencionados, los alumnos realizaron un recorrido por las distintas dependencias del museo etnológico y después se les mostraba el proceso de elaboración del pan tradicional así como la técnica para embutir chorizos, y su posterior secado. La actividad se completaba con un taller de reciclaje que se ha realizado en el aula medioambiental, anexa al museo etnológico.

Allí, los monitores de Ocioturix mostraron a los alumnos el correcto uso de los contenedores de reciclaje verde, amarillo y azul, además de los beneficios que acarrea el reciclaje de envases y otros residuos sólidos urbanos.

Del contenedor hambriento al residuo mudito

OcioTurix ha programado diversos talleres, como "reciclanasta", donde los alumnos demostraron su trabajo en equipo, puntería y conocimiento del reciclaje. Con los ojos vendados y con las indicaciones del compañero, debían encestar cada material en su correspondiente contenedor y así sumar el mayor número de puntos posibles.

También se realizó la actividad el "contenedor hambriento", en el que se conjugó la astucia y la condición física para atrapar los materiales reciclables y clasificarlos: cada participante se convierte en un residuo para reciclar y tres de ellos serán los diferentes contenedores. Al estilo del conocido juego "pilla-pilla", cada contenedor debía encontrar sus residuos en el menor tiempo posible pasando así a estar lleno y continuar el duelo entre los dos restantes hasta que no quedara ningún residuo por reciclar.

Los talleres se completaban con el "residuo mudito”, donde cada participante coge una tarjeta en la que hay un material a reciclar, sin hablar y solo con gestos debía indicar a sus compañeros en qué contenedor depositarlo.

Desde las Concejalías de Medio Ambiente y Cultura se quiere seguir potenciando los recursos del museo etnológico de Puertollano. Junto a las visitas guiadas, se busca difundir el patrimonio cultural y etnográfico del municipio.

Dentro de esta tentativa, Ortiz anuncia la próxima recuperación de una almazara tradicional así como cinco tinajas de un antigua bodega, que estaba ubicada en la calle Ricardo Cabañero.