Región

En la Conferencia Sectorial de Agricultura en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

Castilla-La Mancha recibe 75,8 millones de euros para la reestructuración y reconversión del viñedo

La Comarca

22/03/2012

(Última actualización: 23/03/2012 13:00)

Imprimir

La consejera de Agricultura de la Junta de Castilla-La Mancha, María Luisa Soriano, ha anunciado que Castilla-La Mancha recibirá 75,8 millones de euros para la reestructuración del viñedo. “Hoy es un gran día para nuestra región, hay muchos viticultores que están esperando estos fondos para atender una medida que es fundamental, como es la transformación del viñedo”, ha manifestado.

Así lo ha manifestado Soriano tras la Conferencia Sectorial de Agricultura, celebrada hoy en el ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, donde además, se ha visto incrementado el presupuesto total para este año, al incorporar sobrantes de otras líneas contempladas en la ficha financiera del Programa de Apoyo al Vino, “un remanente que hemos distribuido entre las distintas comunidades autónomas y que hace que Castilla-La Mancha reciba 30 millones de euros más de lo que ya tenía previsto”, ha explicado Soriano.

La consejera de Agricultura ha señalado que en el reparto de fondos se ha atendido, en primer lugar, al criterio histórico. En este aspecto, ha señalado, “Castilla-La Mancha sale favorecida, porque se reparten en función de la superficie de viñedo que tienen las distintas comunidades autónomas, un criterio que lógicamente nos beneficia y que se viene realizando desde el año 2000”.

En este sentido, Soriano ha expresado que no consta en ningún acta que la Comunidad Autónoma de Andalucía se manifestara en contra del reparto en función de los criterios históricos, por lo que “hoy nos sorprende que haya votado en contra de este criterio”.

Asimismo, el Ministerio se ha comprometido a crear un grupo de trabajo técnico con las comunidades autónomas, para revisar los criterios utilizados en los últimos años.

Con estas ayudas, los agricultores podrán acometer el arranque y la nueva replantación de viñedos, el cambio de variedades, o la adaptación del marco de plantación para facilitar la mecanización y disminuir los costes de cultivo.