Puertollano

El equipo de gobierno pretende ir recuperando elementos del patrimonio histórico-artístico para llevarlos a este espacio expositivo

Una de las tumbas visigodas de la necrópolis "Campo de las sepulturas" se traslada al museo Etnográfico de Puertollano

J. Carlos Sanz

22/03/2012

(Última actualización: 23/03/2012 13:00)

Imprimir

El 16 de marzo de 1978, cuando unos operarios de la empresa Agroman realizaban la explanación de terrenos en la antigua ENPETROL (próximos a la estación de carga de ferrocarril), se halló un conjunto de enterramientos que integraban una pequeña necrópolis.

Fue el descubrimiento de la “necrópolis del Campo de las Sepulturas”, nombre acuñado debido a que la zona en la que aparecieron era conocida como la “loma de las sepulturas”. Pese a que apenas hubo tiempo para excavar la zona (quedó cubierta por una planta de fabricación de asfaltos), llegaron a documentarse una veintena de enterramientos, sepulcros que estaban realizados con lajas planas y pizarras sedimentarias a una profundidad entre 35-50 centímetros, de forma rectangular.

A instancias del arqueólogo José González Ortiz, que participó en el proceso de inspección, las piezas de uno de los enterramientos fueron numeradas y posteriormente reconstruidas para llevarlas a la Casa de Cultura de Puertollano donde han permanecido más de veinte años.

Ahora, las piezas de este enterramiento de época visigoda ya pueden visitarse en el Museo Etnográfico ubicado en la calle Conde Valmaseda de la localidad. Concretamente, las lajas se han dispuesto en un jardín aledaño al edificio.

El concejal del equipo de gobierno, Luis Miguel Ortiz, y el Director del Museo Municipal, Raúl Menasalvas, mostraban hoy el lugar donde se ha dispuesto el enterramiento. Forma parte de una tentativa que pasa por ir recuperando progresivamente elementos del patrimonio histórico-artístico de Puertollano para ser incluidos en el museo Etnológico de la localidad.

Tras truncarse la creación de un centro de interpretación ambiental, el equipo de gobierno planteó redefinir el edificio de la calle Conde Valmaseda para convertirlo en un museo etnográfico que aglutinará elementos artísticos, arqueológicos y de interés histórico.

Reclamar otros elementos de la necrópolis

El caso de la tumba visigoda, es el primer paso para ir recuperando otros elementos que aparecieron a raíz del descubrimiento de la necrópolis. Junto a los restos óseos, en aquel momento se encontraron vasijas toscas de barro, anillos de metal en plata, cobre y hierro así como otras pequeñas piezas.

Menasalvas señala que buena parte de estos elementos fueron a parar al Museo Provincial de Ciudad Real y dado que actualmente este espacio se encuentra cerrado, tanto equipo de gobierno como el Director del Museo Municipal reclaman su devolución para ser custodiados y divulgados en el museo Etnográfico de Puertollano. “Queremos recuperar ese material al igual que las espadas, una reivindicación de años” subraya Menasalvas quien recuerda que en su día hubo el compromiso de devolver las espadas a Puertollano una vez fueran analizadas y estudiadas.

Como el hallazgo del siglo hay que calificar la aparición en el año 2000, en las inmediaciones de la Dehesa Boyal, de diez espadas y cuatro puñales del Bronce final, del siglo IX antes de Cristo, la mejor colección de estas características de Castilla-La Mancha. El hallazgo fue realizado de manera casual por los propietarios de una finca situada en pleno Valle del Río Ojailén, muy cerca de los pinares de la Dehesa Boyal, cuando procedían a iniciar las obras de ampliación de su casa de campo.

Se trata de piezas de bronce de lengüeta de carpa de influencia Atlántica, similares a las halladas en Galicia, Extremadura o Huelva, si bien se registran ciertas diferencias, ya que las halladas en Puertollano son más pequeñas que en otras zonas, por lo que no se sabe si son espadas, puñales o estiletes. Se desconoce si se trata de un depósito, un ritual o un ocultamiento.

Esa tentativa por ir recuperando elementos del patrimonio histórico-artístico local ya está comenzando a dar sus frutos. Menasalvas explica que el espacio expositivo del museo Etnográfico ya cuenta con una sala monográfica dedicada al Santo Voto y otra a la guerra de la Independencia, material que en su día fue catalogado y recuperado desde la concejalía de Festejos.

En la actualidad, indica Menasalvas, se está en la fase de finalizar la Carta Arqueológica de Puertollano, un proceso que arrojará materiales “que solicitaremos para que se queden en el municipio”. El museo Etnográfico va completándose y ya pueden concertarse visitas.