Cultura

En el Círculo de Lectores de Madrid

Presentación del libro “La justicia de los errantes”, de Jorge Díaz

Vidas de novela

José Belló Aliaga

22/03/2012

(Última actualización: 23/03/2012 13:00)

Imprimir

En el Círculo de Lectores de Madrid, situado en la calle O´Donnell número 10, ha tenido lugar la presentación del libro “La justicia de los errantes”, del que es autor Jorge Díaz, que estuvo acompañado por el editor de Plaza & Janés, David Trias y el escritor y guionista zaragozano, Ignacio Martínez de Pisón.

Dos anarquistas españoles

Diciembre de 1924. Mezclados con cientos de emigrantes que buscan un futuro mejor, dos obreros españoles embarcan con destino a Nueva York. Lo único que les diferencia de sus compañeros de viaje es que son los dos anarquistas españoles más famosos de todos los tiempos, Buenaventura Durruti y Francisco Ascaso, quienes han abandonado el viejo continente para atracar bancos y conseguir dinero que sirva para financiar el triunfo de sus ideales libertarios.

Vidas de novela

Buenaventura Durruti

Buenaventura Durruti Dumange, nacido en León en 1896, es uno de los personajes más fascinantes de la historia de España de la primera mitad del siglo XX. Mecánico, anarquista, sindicalista, activista político, aventurero, comandante de milicias populares, son sólo algunas de las múltiples facetas de un personaje del que Ilya Ehrenburg, escritor y poeta ucraniano, corresponsal en España de Izvestia durante la Guerra Civil y su amigo personal, afirmó, quizá con razón, que «la vida de Durruti es imposible de narrar; se parece demasiado a una novela de aventuras».

Francisco Ascaso

Francisco Ascaso Abadía nació en Almudévar (Huesca) en 1901. Fue panadero y camarero, hermano de otro conocido cenetista, Domingo, y primo de Joaquín Ascaso, quien fuera presidente del Consejo General de Defensa de Aragón durante los años 1936 y 1937. Es el más desconocido de los fundadores de Los Solidarios, siempre a la sombra de la gran fama de su buen amigo Buenaventura Durruti, lo que no necesariamente significa que su peso fuera inferior en las decisiones de la pareja. Al lado del carácter expansivo de Durruti, Ascaso era mucho más analítico, retraído, desconfiado. Su temprana muerte impidió que demostrara que se trataba de uno de los hombres más preparados de la CNT para el conflicto que empezaba.

Actividad anarquista en España

El amanecer del siglo XX presencia un crecimiento vertiginoso de la actividad anarquista en España. Tras varias décadas de lucha, su ideario de justicia y solidaridad se extiende imparable entre las clases populares al tiempo que genera inquietud entre las más acomodadas. La situación social se degrada día a día, mientras huelgas y asesinatos se suceden en las principales ciudades del país en una espiral de violencia nunca antes conocida.

El golpe de estado de Primo de Rivera da al traste con los sueños revolucionarios de Ascaso y Durruti, miembros de uno de los grupos anarquistas más activos, Los Solidarios, especializado en acciones violentas y expropiadoras. Tendrán que pasar a la clandestinidad y al exilio para conservar una oportunidad de mantener viva la lucha. Así da comienzo la increíble historia real del periplo de las aventuras de los dos líderes anarquistas por España, Francia y Latinoamérica.

Los Errantes

Los Errantes, el nombre que ahora los identifica, cruzarán el Atlántico con el objetivo de conseguir fondos que sostengan las actividades de los compañeros perseguidos y encarcelados en España. Recorrerán el continente americano de norte a sur junto a Paz, la hija de un anarquista canario, y con un implacable policía pisándoles los talones. El inspector Ernesto Valenzuela, despiadado y tremendamente eficaz, les persigue con la férrea determinación de los renegados: no en vano, él mismo militó en sus filas.

La novela

Con estos personajes, Jorge Díaz ha construido una novela llena de nervio cinematográfico que atrapa desde la primera página, dando nueva vida a hechos históricos como el asesinato del arzobispo de Zaragoza o el espectacular atraco a la sucursal del Banco de España de Gijón, considerado aún hoy como el más importante de la historia de nuestro país. Díaz nos sumerge en un momento apasionante, en el que las utopías se enfrentaban con las más duras realidades, los movimientos revolucionarios luchaban por abrirse paso y las fuerzas de la reacción no dudaban en recurrir a cualquier método, por cruel que fuese, para evitarlo. Un mundo en ebullición en el que, sin embargo, aún era posible que dos hombres pudiesen decidir sobre su propio destino, como si de Butch Cassidy y Sundance Kid se tratasen.

Los Solidarios

Desde principios del pasado siglo, los movimientos obreros multiplican su influencia en las zonas industrializadas de España, especialmente en Cataluña, donde el anarquismo destaca muy por encima de todos los demás. Los maltratados obreros españoles pagan las consecuencias de las huelgas continuas y sólo el sindicato CNT es capaz de ayudar a que éstas lleguen a buen término. Es entonces cuando el gobierno, aliado con la incipiente clase industrial, crea grupos de pistoleros, más conocidos como Sindicato Libre, encargados de frenar las huelgas recurriendo, sin pudor, a la violencia. Los anarquistas deciden enfrentarse a ellos en igualdad de condiciones, y encargan a tres de los miembros del sindicato (Buenaventura Durruti, Francisco Ascaso y Joan García Oliver) la creación de un grupo de acción directa que plante cara a los pistoleros de la patronal con sus mismas armas. Así nacen Los Solidarios, «los mejores terroristas de la clase obrera», en palabras de García Oliver, que llegó a ser ministro de Justicia durante la Guerra Civil.

Tuvieron varios nombres a lo largo de su existencia: Los Solidarios, Los Errantes, Nosotros y se les atribuyen atracos, asesinatos, enfrentamientos a tiros y algunos intentos de magnicidio. Interrumpieron su actividad durante la Segunda República, tras integrarse en la combativa Federación Anarquista Ibérica (FAI), aunque siempre desde posturas más radicales que ésta.

El autor

Jorge Díaz, el autor, nació en Alicante en 1962. Es periodista y guionista de televisión. Tras finalizar los estudios de Periodismo comenzó su carrera en la radio, medio que abandonó por la televisión. Trabajó en concursos, magacines y programas de radio, incluida la dirección de La noche prohibida. Después de esta experiencia, pasó a escribir guiones para series de televisión, labor que desempeña con éxito desde hace quince años.

Es uno de los creadores y ha sido coordinador de guiones de Hospital Central, la serie más longeva de la televisión española y con la que ha cosechado todos los premios de la profesión, el TP y el Ondas entre otros muchos. Cuando sintió que no podía inventar ni una enfermedad más, dejó la serie y se marchó de año sabático a Brasil, de donde regresó con su primera novela, Los números del elefante, debajo del brazo. Ahora ha retomado sus dos pasiones: ha vuelto a la coordinación de guiones y publica La justicia de los Errantes, su segunda novela.