Provincia

Acompañado del alcalde, Román Rivero, y la concejal de Festejos, Luz María Sanchez

Luis Arroyo pregonó el Carnaval de Miguelturra con humor y fina ironía

La Comarca

18/02/2012

(Última actualización: 19/02/2012 12:00)

Imprimir

Llevar el cargo de pregonero de Miguelturra me hace sentirme “muy orgulloso y honrado”, así se declaraba Luis Arroyo momentos antes de inaugurar el museo del Traje y pregonar el inicio de los carnavales de Miguelturra 2012 acompañados por el alcalde de Miguelturra, Román Rivero, que hace mucho años que no se disfrazaba y por la concejal de Festejos, Luz María Sanchez.

El pregón ha hecho referencia a la tradición y cultura pero con conocimiento de causa, recordando a los primero pregoneros, a personajes históricos, a las máscaras callejeras, a las peñas, a las asociaciones, a la importancia que este pueblo da a la cultura.

Todo ello con toque de humor e incluso atreviéndose con el verso, refiriéndose a los primeros pregoneros del pueblo, Taíllo y Cañamero, miguelturreños de pro que fueron detenidos por los serenos y fueron por ello castigados. Arroyo decía “el castigo fue duro, el castigo fue ejemplar tres días en el calabozo mientras duró el carnaval”

Aprovechó también para nombrar a Miguel de Cervantes “que no nos dejó nada bien a los de Miguelturra, al carnaval, ni al genero femenino” y “por una vez podemos criticar a Cervantes” declaraba Arroyo.

Quiso además recordar a los periodistas que ayudan a difundir el carnaval, a los de antes y a los de ahora. Y para finalizar deseó a todos los churriegos que aprovechen este carnaval como antiguamente se hacía, con la cuaresma, sin olvidar los recortes, el paro y superar todo lo malo.

“Declaraba a los micrófonos de Radio Miguelturra, que el carnaval de Miguelturra está muy metido en el ingenio de la gente y aquí se siente mucho”, “Es de lo que más me ha sorprendido además de con qué seriedad se trabaja la preparación del carnaval”.

Un pregón que ha gustado mucho y que ha llenado un CERE donde el pregonero ha sentido el calor de la gente de la gente de Miguelturra y como no, las bromas de las mascaras callejeras.