Opinión

En la jornada mundial del enfermo

Trabajando por cada persona enferma

José Ignacio Echániz Salgado

11/02/2012

(Última actualización: 16/02/2012 12:00)

Imprimir

Este sábado, coincidiendo en el calendario con la conmemoración de la Virgen de Lourdes, celebramos el Día Mundial del Enfermo, un día clave en el que todos podemos contribuir aportando nuestro calor, nuestra comprensión, nuestro cariño, nuestra cercanía y nuestro compromiso con las personas que padecen una enfermedad. Esas personas que en casa, en un Centro de Salud o en la cama de un hospital, sufren una dolencia, pero quesiempre están rodeadas de grandes profesionales sanitarios que exprimen lomejor de su talento para hacer más amable y llevadera la vida a todos losque pasamos por sus manos.

El enfermo es el centro geográfico y estratégico de la sanidad, y portanto es el eje de los desvelos de una Administración sanitaria, volcada en laasistencia, pero también en la prevención.

En un día como hoy, se hace más visible el valor de la salud, y lanecesidad de conservarla. En un día como hoy, se percibe con más claridadla importancia de velar siempre por la cercanía de los responsablessanitarios con nuestros pacientes, entendiendo su dolencia, su historiapersonal y valorando sus necesidades.

Para ello, es necesario potenciar la excelencia del Sistema Nacional deSalud favoreciendo, entre otras muchas cosas, la sostenibilidad, y que larelación médico-paciente sea más humana a pesar del difícil escenario en elque nos encontramos.

Hoy es un día también para acrecentar nuestra confianza en unpersonal altamente cualificado que dedica todo su empeño humano yprofesional a curar, aliviar, y tratar, además de a escuchar, sonreír, alentar yanimar. En definitiva, es un día para confiar plenamente en unosprofesionales que son especialistas en ayudar a los demás.

Es un día también para confiar en los cuidadores de las personasenfermas, que asumen su responsabilidad poniendo siempre como prioridaduna atención esmerada. Una sociedad que se preocupa con tanto ahínco delos más débiles, que es solidaria, es una sociedad “sana”, y es una sociedadcon futuro.

Las dificultades del momento, no pueden hacernos cerrar los ojos a loscientos de motivos optimistas que podemos contemplar en la sanidadespañola y en nuestra sociedad. Sin duda, resulta más fácil afrontar losproblemas acertadamente si somos conscientes de todos los factorespositivos que conviven en un entorno sanitario como el nuestro, en el que lacalidad y la excelencia, están dirigidas a cuidar con esmero a cada paciente.

Las circunstancias por las que atravesamos no pueden provocar quepasemos por alto el sufrimiento de las personas. No sería responsable nisería humano. A esas personas, que son mucho más que una historiaclínica, queremos dedicar todo nuestro trabajo y nuestra energía, buscando el avance de los tratamientos médicos, de la ciencia y la tecnología másmoderna y dando nuevas respuestas a los nuevos problemas de salud.

José Ignacio Echániz Salgado

Consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha