Provincia

Para esclarecer lo sucedido en la Residencia y las injerencias de otros alcaldes la noche del 30 de septiembre

El PSOE de Granatula pide un pleno extraordinario

Fabriciano Gómez lamenta que la oposición se enterase de los acontecimientos por la prensa y que Granátula de Calatrava parezca una pedanía de Almagro y Bolaños

La Comarca

12/10/2011

(Última actualización: 12/10/2011 12:00)

Imprimir

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Granátula de Calatrava ha solicitado la celebración de un pleno extraordinario para analizar todo lo que rodeó, el pasado 30 de septiembre, el anunciado cese en la gestión de la firma Gesmayor Grupo 5 en la Residencia de la tercera edad.

Fabriciano Gómez, portavoz de este grupo político, considera que este asunto debería haber sido objeto de atención municipal desde que se conoció la situación de impagos a esta empresa, sobre todo “porque no es de recibo que nos hayamos tenido que enterar por la prensa de lo que aconteció en la residencia, cuando hubo incluso aquí alcaldes de otras localidades que no sabemos qué pintaban en un asunto, digamos, doméstico”. Se refiere a la presencia esa tarde-noche de los regidores de los municipios de Almagro y Bolaños de Calatrava, que “sí fueron avisados por el alcalde granatuleño del Partido Popular, dando la impresión de ser pedanía de esas poblaciones y ni siquiera tuvo la cortesía política de poner en conocimiento de esos hechos a un grupo miembro de la Corporación municipal que preside”.

A falta de recibir explicaciones oficiales del alcalde Félix Herrera del Partido Popular, el portavoz socialista considera que el presunto abandono de la gestión de la residencia por parte de la empresa concesionaria, “es un poco el cuento del lobo, que se viene avisando reiteradamente pero que nadie se lo cree cuando ya asoma por la colina”. Gómez afirma que hasta la fecha se tenía constancia del malestar existente por parte de esa firma ante los impagos reiterados que ponían en peligro su continuidad como, al parecer, había venido comunicando a los gestores municipales.

Una carta de Gesmayor al Ayuntamiento, poniendo como límite el 30 de septiembre, así lo atestiguaría. También el hecho de que desde el consistorio ya hubiera recurrido previamente a consultar las listas del SEPECAM para tener una cobertura de trabajadores y poder seguir atendiendo a los residentes así como contactos con la empresa INMORCHAR que al parecer es la que se ha hecho cargo de la misma. “Por todo eso no comprendemos que ahora digan en la prensa que ha habido un abandono, porque tenían conocimiento de la grave situación financiera de este servicio sin que hubieran hecho nada para evitar este desenlace y, además, dando cuenta de que iba a suceder a la Guardia Civil que por eso estuvo allí presente”, apunta Gómez.