Provincia

En una reunión mantenida con el vicepresidente Ángel Caballero

Cooperantes que han enseñado en colegios de El Salvador agradecen la beca de la Diputación

Caballero destaca que acciones de este tipo favorecen también el hermanamiento entre los pueblos

La Comarca

25/09/2011

(Última actualización: 25/09/2011 14:00)

Imprimir

Carolina y Marta Rodríguez son dos hermanas que comparten formación y pasión por la enseñanza. En su día decidieron concurrir, bajo el paraguas de la Organización No Gubernamental SOLMAN, a la convocatoria de ayudas para becas a cooperantes que desde hace años hace pública con carácter anual la Diputación de Ciudad Real. Tras vivir una experiencia que califican de "intensa e interesante", no han dudado en reunirse con el vicepresidente Ángel Caballero para agradecer la sensibilidad de la institución provincial y, sobre todo, para dejar constancia de que los recursos se pueden dar por muy bien empleados.

Estas dos jóvenes hermanas licenciadas en Magisterio han ejercido de maestras en El Salvador, en un departamento de una zona muy deprimida, donde hay pocos colegios y muchos cantones –así es como denominan allí a lo que aquí conocemos por caseríos-.

Por la mañana, según le han explicado a Caballero, se centraban en enseñar en los cantones, por la tarde acudían a un colegio, donde además de dar clase formaron a profesores en educación física, ayudando a programar un calendario anual en esta materia, y después, hasta bien entrada la noche, impartían clases particulares a voluntarios. "Empezamos con diez y terminamos con más de cincuenta alumnos y alumnas", han comentado con evidente satisfacción.

Marta y Carolina calculan que han pasado por sus manos alrededor de 1.500 niños, aunque en las clases particulares han enseñado también a personas adultas. Comentan que es muy gratificante comprobar, sobre todo en los últimos días de su estancia, que niños que no sabían ni leer, ni sumar o restar, "comenzaban a defenderse bastante bien". "Parece mentira, pero cuentan con tan pocos medios que no sabían ni leer", han asegurado en un momento de la reunión.

Caballero ha agradecido la visita de las dos jóvenes maestras, que han estado acompañadas por Pepi García y Eduardo Herrera, de SOLMAN, por aprovechar con responsabilidad y dedicación la beca que les ha otorgado la Diputación. Ha comentado, asimismo, que este tipo de actuaciones facilitan el hermanamiento con los pueblos de Latinoamérica, al tiempo de que "se desarrolla una interesante labor en beneficio de países desfavorecidos, como es el caso de El Salvador, que precisan de la solidaridad y apoyo de Estados más desarrollados.