Región

La presidenta electa de Castilla-La Mancha aseguró que se encuentra “ante la mayor responsabilidad de toda mi vida”

Cospedal anuncia un programa de Gobierno que superará la “grave crisis de crecimiento y empleo que lastra la región”

“El proyecto político que quiero liderar se basa en cuatro pilares sobre los que se sustentarán toda la acción del Gobierno: honestidad, transparencia, austeridad y empleo”, aseguró.

La Comarca

20/06/2011

(Última actualización: 20/06/2011 14:00)

Imprimir

La secretaria general del Partido Popular y presidenta electa de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, afirmó en su discurso de investidura que los castellano manchegos han querido un Gobierno que garantice “la superación de la grave crisis de crecimiento y empleo que lastra desde hace años nuestro bienestar”, señalando que el Partido Popular formará “el Gobierno que nuestros conciudadanos han querido y ése es el Gobierno que tendrán”.

De esta forma, Cospedal hizo hincapié en lo que supondrá para Castilla-La Mancha el voto de cambio expresado en las urnas el pasado 22 de mayo, “a partir de la confianza manifestada por nuestra sociedad en favor de un nuevo tiempo político en Castilla-La Mancha”.

Según la presidenta electa, los castellano manchegos han pasado página a siete legislaturas de gobiernos de un mismo signo y han decidido que el Partido Popular sea “quien mejor defienda ahora los intereses de nuestra tierra; por ello, han depositado sus esperanzas en quien mejor representa sus aspiraciones, ya que supone un proyecto renovador y comprometido con un nuevo impulso político, económico y social en nuestra región”.

Ahondando en el respeto a la democracia y a los derechos de los demás, “como fundamentos de una convivencia pacífica sustentada en la voluntad de la mayoría y el respeto a las minorías”, Cospedal confesó desde la tribuna que comparecía “con un indescriptible sentimiento personal de honor y gratitud hacia todos los castellano-manchegos sin excepción, “por la elevada responsabilidad que me han encomendado: la mayor de toda mi vida”.

Por ello, la presidenta electa aseveró que entiende la política como “vocación de servicio de los ciudadanos de Castilla-La Mancha” y la tarea del Parlamento Regional debe ser la de “un órgano ejemplarizante de debate político libre y plural, en consonancia con la dignidad institucional que ostenta”. Asimismo, mostró como máxima “la búsqueda del bien común para nuestra tierra: principios incomparablemente más importantes que todo aquello que nos separa”.

Confianza, talento, imaginación y voluntad de los ciudadanos

La dirigente popular afirmó que su programa de Gobierno será “la plasmación de las demandas y aspiraciones sociales recogidas durante el fructífero proceso de diálogo que he mantenido en estos últimos años con los ciudadanos de Castilla-La Mancha”. Según Cospedal, el nuevo Gobierno de esta comunidad va a contar con una ventaja inicial: la confianza, el talento, la imaginación y la voluntad de superación de los hombres y mujeres de nuestra tierra.

En este sentido, recordó a los once miembros del retén de Cogolludo, “héroes de un retén” que fallecieron en las labores de extinción del terrible incendio declarado en la provincia de Guadalajara, anunciando que uno de sus primeros actos como presidenta será entregar a sus familias “el reconocimiento agradecido, devoto e imperecedero de su tierra”. Además, en el inicio de sus palabras, Cospedal recordó a otros “héroes” como los miembros del Ejército español que dan lo mejor de sí fuera de España y, en concreto, a los que han resultado heridos en un atentado en Afganistán –una de ellas procede de Castilla-La Mancha-.

De esta forma, la diputada popular anunció que el proyecto político que quiere liderar se basa en cuatro pilares sobre los que se sustentarán toda la acción del Gobierno: honestidad, transparencia, austeridad y empleo. En torno a la primera, recalcó que “ser honesto es decir a los castellano manchegos que nos hallamos en unas circunstancias muy adversas, pero que juntos somos capaces de superar la más adversa de las circunstancias”.

De ahí, que Cospedal enumeró los principales problemas de Castilla-La Mancha: 216.100 desempleados, con el 21,79% de nuestra población en edad de trabajar y 60.000 hogares castellano manchegos con todos sus miembros en el paro, en medio de una crisis que se ha dejado por el camino a 20.000 pequeñas y medianas empresas, a 55.000 negocios de autónomos y a 14.000 explotaciones agropecuarias, un déficit público del 6,47 % respecto al PIB y una deuda regional de 7.054 millones de euros.

Lucha sin cuartel contra el paro

Por todo ello, anunció que “la primera decisión de mi Gobierno es librar una lucha sin cuartel contra el paro masivo y la rampante precariedad laboral; la lucha será larga, pero venceremos”, afirmó. De esta forma, Cospedal incidió en que al igual que las demás comunidades autónomas, Castilla-La Mancha necesita un nuevo Gobierno que nos encamine por la senda de la recuperación nacional.

La presidenta electa de Castilla-La Mancha manifestó que “creo firmemente en el Estado Autonómico que nuestra Constitución creó”, así como incidió en que “una cosa es el compromiso con nuestro Estado de las Autonomías, y otra muy distinta considerar que la filosofía del gasto ha de ser la consecuencia inevitable de nuestra organización territorial”. En este sentido, criticó los “excesos irracionales” que se han dado en Castilla-La Mancha, por lo que abogó por una “descentralización” que ha de

ser sinónimo de “austeridad, eficiencia y simplificación”.

Por todo ello, incidió en que “es hora de que el Estado de las Autonomías se mire a sí mismo y acierte a alcanzar un equilibrio entre la descentralización política y administrativa y el necesario papel que han de jugar las instituciones del Estado como una única nación que somos”, aseguró.

Doblemente españoles

Además, Cospedal señaló que “vivir en el corazón de España no es una casualidad geográfica; es un carácter”. Por ello, concluyó sus palabras con la reflexión de que “como españoles, los castellano-manchegos forjamos nuestra condición ciudadana a partir de compromisos inquebrantables con los pactos constitucionales, con la vigencia de nuestro marco de derechos y libertades, con la determinación de victoria sobre los enemigos de la libertad, con el fortalecimiento de nuestra vertebración territorial, con la perpetuación de nuestra unidad, con nuestra vocación de puente de unión entre Europa e Iberoamérica y con el futuro de nuestra Nación entre los grandes países de la civilización occidental”.

En este sentido, puso de manifiesto que “nuestra lealtad constitucional con el Estado de Derecho que nos dimos todos los españoles está, por ello, más allá de toda duda. Y, por ello, mi Gobierno enarbolará esa bandera con la emoción y el orgullo de saber que por el hecho de ser castellano-manchegos, somos doblemente españoles”, concluyó.

Adjuntos

cuatro pilares del gobierno:

combatir el paro objetivo prioritario: