UCE-CLM considera necesario que la Comisión Europea indemnice a los agricultores españoles por los daños de la crisis del pepino

La alerta generada y las informaciones sobre el posible foco de infección en una plantación de Hamburgo exonera de responsabilidad a nuestro país y justifica las compensaciones económicas.

La Comarca

07/06/2011

(Última actualización: 08/06/2011 14:00)

Imprimir

La Unión de Consumidores de Castilla-La Mancha-UCE señala que el daño realizado en la agricultura española por la emisión de informaciones falsas sobre el origen de la infección de la bacteria E. Coli, que responsabilizaban a los pepinos de nuestro país, debe ser indemnizado económicamente por parte de la Comisión Europea. Se ha producido una perdida de la confianza del consumidor internacional en los productos hortofrutícolas españoles, generando cuantiosas perdidas económicas.

Las ultimas informaciones consideran que el origen de la infección podría estar en una plantación de Hamburgo (Alemania). Es por ello que desde UCE se considera necesario que se haga una campaña de rectificaciones por parte de las autoridades alemanas, reconociendo el error que se cometió con España y la necesidad de indemnizar a los agricultores por los daños producidos.

UCE considera que el error en la determinación del foco de infección generó una alerta innecesaria en nuestro país, y una forma de destruir nuestro sector agrícola en los mercados internacionales. La alerta sanitaria, ya levantada por la Comisión Europea sobre los pepinos españoles, no compensa las perdidas considerables en el sector agrícola.

En la actualidad solo Rusia mantiene las restricciones sobre la importación de verduras y legumbres frescas procedentes de todos los países de la Unión Europea. Sin embargo, la desconfianza generada sobre los productos españoles, ha reducido nuestras ventas internacionales como nunca antes se había producido. Por ello, es necesario revitalizar el sector aportando todas las ayudas europeas contempladas para estas situaciones. Las organizaciones agrarias han cuantificado los daños ocasionados en miles de millones de perdidas, entendiendo que es necesario activar todos los mecanismos previstos en la Organización Común de Mercados para reparar el “daño desmedido”.

UCE mantiene que es necesario analizar las consecuencias para el sector hortofrutícola nacional de la crisis sanitaria provocada por las informaciones difundidas por las autoridades del estado alemán de Hamburgo. Atribuir el foco de la bacteria E. Coli que había provocado 17 muertos a una partida de pepinos españoles, cuando no se habían contrastado los resultados ni existían pruebas, fue una irresponsabilidad y una forma de destruir un sector.

Desde UCE se considera necesario que la Comisión de Medio Ambiente y Agricultura del Congreso tome medidas para defender los intereses españoles en las instituciones europeas. También es pertinente que se informe a la opinión publica de las actuaciones específicas que el Ejecutivo realizará para recuperar la confianza de consumidores europeos y extracomunitarios, respecto al consumo de productos hortofrutícolas españoles.