Puertollano

La asociación protectora de animales y plantas de Puertollano firma un convenio con el ayuntamiento para el mantenimiento del albergue canino

Dejando huella en el mundo animal

J. Carlos Sanz

18/05/2011

(Última actualización: 18/05/2011 12:00)

Imprimir

Con el afán de sensibilizar a la ciudadanía contra el maltrato animal, y sobre todo, llevar a cabo acciones e iniciativas tendentes para que los animales abandonados recuperen su dignidad, la Asociación Protectora de Animales y Plantas “Huellas” ha firmado un convenio de colaboración con el ayuntamiento de Puertollano por el que se cede a este colectivo las instalaciones de la perrera municipal para su remodelación y mantenimiento.

Elena Buendía y Karen Caws, presidenta y vicepresidenta respectivamente de “Huellas”, representan el espíritu bondadoso y protector que este colectivo integrado por 150 personas pretende implementar entre las popularmente conocidas mascotas. Perros y gatos, fundamentalmente, se convierten en objetivo de protección por parte de “Huellas”.

Subvención de 36.000 euros para mejorar el albergue canino

A través de un acuerdo con la Concejalía de Sanidad y Consumo, el colectivo percibirá 36.000 euros destinados al mantenimiento de la extinta perrera porque ya es “un albergue canino” como relata con satisfacción Buendía. Confiesa que la cesión de estas instalaciones era la obsesión prioritaria de “Huellas” a sabiendas que esta infraestructura estaba en malas condiciones y los perros allí confinados tampoco recibían los cuidados adecuados ni la salubridad correspondiente. Del montante recibido en forma de subvención, “Huellas” también contempla la contratación de personal y pagar los servicios veterinarios que requieran los animales acogidos en el albergue canino. Buendía matizó que la cesión de estas instalaciones se hará por un período inicial de seis meses.

Si bien, destacó avances en materia de cuidados dejando claro que allí “ya no se sacrifican animales”. Se ha sellado la fosa común que hasta ahora existía “y ahora ofrecemos un servicio a particulares de incineración de animales”. Claro que al convertirse en albergue canino, la finalidad es que los perros abandonados tengan familias de acogida, que sean adoptados.

Pero los interesados deberán elaborar previamente un cuestionario que luego será revisado por el personal de “Huellas” para comprobar si se cumple el perfil de adopción. De ser así, se suscribirá un contrato de adopción donde quede reflejado un compromiso de cuidar al animal acogido. Animales que serán entregados en perfectas condiciones de desparasitación y esterilización como explicaba Karen Caws.

Otras actuaciones previstas

También, las representantes de este colectivo enumeraron otras actuaciones previstas como crear casas de acogidas para gastos y que se puedan dar en adopción a familias, realizar eventos con la idea de recaudar fondos para la asociación y no descartan, en un futuro, poner en marcha una residencia canina así como buscar espónsores para el colectivo. Y es que el apartado financiero es un escollo que “Huellas” espera sortear con éxito; actualmente cada socio aporta una cuota mensual de cinco euros.

Por ahora, los esfuerzos se focalizan en acondicionar el albergue canino. Buendía señala que se están llevando a cabo labores de fumigación, “pero falta muchísimo trabajo por hacer porque aquello es una jungla”. Pide la ayuda de la ciudadanía para que los cánidos “recuperen su dignidad” y hace hincapié en que el albergue canino será un sitio de paso porque la finalidad es que los animales tengan familias de acogida.

Asimismo, “Huellas” realizará campañas de sensibilización contra el maltrato animal y se pondrá en contacto con grupos de cazadores para que los perros de rehalas no sean abandonados a su suerte. Los interesados pueden contactar con “Huellas” bien en su sede social, ubicada en la calle Velázquez 2, a través de la web www.huellaspuertollano.es o en los teléfonos de contacto 664 03 11 80 y 926 41 04 25.

De momento, ya están dejando huella en el mundo animal.