Región

Con un horizonte hasta 2020

Se abre la estrategia regional del vino con una previsión de inversión superior a los 1.400 millones de euros

La portavoz del Gobierno regional, Isabel Rodríguez, ha explicado los cinco ejes en los que se estructura esta estrategia que pretende dar un decidido impulso al sector vitivinícola de la región y pone el acento en las exportaciones, pues se pretende que representen el 70 por ciento de nuestra producción.

La Comarca

04/05/2011

(Última actualización: 05/05/2011 12:00)

Imprimir

El sector vitivinícola de Castilla-La Mancha experimentará un decidido impulso a nivel internacional con la recién aprobada Estrategia Regional del Vino y los Productos Derivados de la Uva, que llega con una previsión de inversión superior a los 1.400 millones de euros.

Así lo ha explicado hoy la portavoz del Gobierno regional, Isabel Rodríguez, quien ha dado cuenta de los acuerdos del Consejo de Gobierno de esta semana entre los que se incluye esta nueva iniciativa que busca consolidar el liderazgo del sector vitivinícola castellano-manchego.

Esta estrategia se aprueba en un momento en el que está planteada una profunda reforma de la Política Agraria Común, por lo que los objetivos que recoge están planteados en un escenario temporal a largo plazo, en concreto, hasta el año 2020.

Actualmente, Castilla-La Mancha se encuentra batiendo récords en cuanto a la exportación vitivinícola, tanto en volumen como en valor, pues ya son más de 1.000 millones de litros acumulados los exportados este último año, la cifra más alta de la historia de la región.

Aún así, la nueva estrategia supondrá un nuevo impulso, ya que incluye entre sus líneas de actuación medidas encaminadas a incrementar la exportación hasta que llegue a representar el 70 por ciento de nuestra producción, lo cual significaría aumentarla hasta alcanzar los 1.400 millones de litros.

Entre los numerosos objetivos que se recogen en esta iniciativa se encuentra la creación de un observatorio del vino y la puesta en marcha de un sistema de información de mercados que comenzarán a funcionar en el año 2012 y que pretenden mejorar la coordinación de todos los agentes desde que “se planta la viña hasta que se exporta el vino embotellado”, tal y como ha afirmado la portavoz.

La Estrategia Regional del Vino y los Productos Derivados incorpora numerosas medidas que se enmarcan entorno a cinco ejes de acción, que son el funcionamiento de la cadena de producción; la posición de los vinos de Castilla-La Mancha en los mercados de destino; la investigación y formación; las estructuras productivas y comerciales y la calidad diferencial.