"La Central" abre sus puertas al desarrollo económico de Puertollano tras una inversión de 12 millones de euros

La Comarca

22/03/2011

(Última actualización: 22/03/2011 12:00)

Imprimir

El emblemático edificio de la antigua central eléctrica de Peñarroya de nuevo recobra vida. El Pabellón Ferial 'La Central' ha abierto sus puertas en un multitudinario acto presidido por el alcalde de Puertollano, Joaquín Hermoso Murillo; el presidente de la Diputación Provincial, Nemesio de Lara; y los delegados provinciales de economía y ordenación del territorio, Casto Sánchez y José Fuentes, así como representantes de empresas y del tejido social de Puertollano.

Inversión de 12 millones de euros

La puesta en marcha del pabellón ferial 'La Central' ha supuesto una inversión de 12,3 millones de euros de fondos MINER (Fondos para la reestructuración de las cuencas mineras). La primera fase, ejecutada por Sacyr, se invirtió seis millones de euros, y en la segunda y tercera fase 3.420.000 euros y 2.910.000 euros respectivamente que fueron adjudicadas a Jesús Bárcenas.

Restauración y recuperación de uno de los más emblemáticos edificios

'La Central' abre sus puertas al desarrollo económico de Puertollano tras una inversión de 12 millones de euros En la primera fase se recuperó la antigua central eléctrica de la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya construida en 1917 y ampliada en 1923, así como otras instalaciones anexas, como una de las torres de refrigeración, subestación eléctrica y antigua tolva.

La estructura interior de la antigua central es metálica, con uniones roblonadas a la antigua usanza. Los muros de ladrillo se encuentran con una buena calidad, a excepción de los paramentos que han estado sufriendo la inclemencia del tiempo.

'La Central' abre sus puertas al desarrollo económico de Puertollano tras una inversión de 12 millones de euros Uno de los elementos más llamativos es la recuperación de la torre de refrigeración, la segunda más antigua de España con un espectacular rosetón de hormigón que ha sido limpiado y vaciado. El antiguo edificio de transformadores, la subestación eléctrica, acoge un salón de actos y la cafetería, y la parte superior se destinará a espacio de negocios. Se ha conservado intacta la escalera de caracol de acceso a la primera planta, que aún está pendiente de restauración.

En la cara norte del pabellón de exposiciones se ha ejecutado una nueva construcción que sirve de centro neurálgico y de gestión del conjunto, así como de acceso a los eventos feriales.