Provincia

La provincia en alerta amarilla

El gobierno regional activa en la provincia de Ciudad Real el plan ante el riesgo por inundaciones

Ante las consecuencias ocasionadas por la lluvia en nuestra provincia que está afectando, principalmente, a la red viaria

La Comarca

07/12/2010

(Última actualización: 08/12/2010 12:00)

Imprimir

Protección Civil de Castilla-La Mancha ha comunicado a sus responsables, a los ayuntamientos y a los grupos de intervención la activación del Plan Especial ante el Riesgo por Inundaciones en Castilla-La Mancha (PRICAM) en fase de alerta para la provincia de Ciudad Real.

El plan ha sido activado por el director general de Protección Ciudadana, Pascual Martínez Cuesta, debido a las consecuencias ocasionadas por la lluvia en esta provincia, que está afectando, principalmente, a la red viaria.

Este plan tiene como objetivo evitar y minimizar la afección que las lluvias e inundaciones producen en el desarrollo normal de la vida de las personas, así como la protección de sus bienes. El PRICAM establece los procedimientos de ordenación, planificación, coordinación y dirección de los distintos servicios públicos y privados que puedan actuar en la protección de personas, bienes y medio ambiente en situación de riesgo colectivo, calamidad pública o catástrofe extraordinaria.

El Plan Especial ante el Riesgo por Inundaciones clasifica la situación de emergencia en fases de alerta y en fase de emergencia. En la fase de alerta, además de comunicar la activación del plan, se prevé un seguimiento especial de la situación y de información a la población.

En la provincia de Ciudad Real, la Agencia Estatal de Meteorología ha establecido la alerta amarilla por lluvias, que podrían provocar una acumulación de 40 litros por metro cuadrado en doce horas, en las comarcas de Montes del Norte, Anchuras, Valle del Guadiana y sierras de Alcudia y Madrona.

Por otro lado, desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se recuerda que es conveniente adoptar medidas de autoprotección para minimizar los riesgos ante inundaciones como evitar estacionar los vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de los ríos para evitar ser sorprendidos por una crecida de agua o por una riada.

También se recomienda que si se tiene que viajar, se utilicen preferentemente carreteras principales y autopistas y que si se encuentran en el campo hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados.

Se recuerda así mismo el número del centro coordinador de emergencias, 1-1-2, a la vez que se invita a un uso racional del mismo.