Región

De estos, 54 son incoaciones para la protección de nuevos bienes

El compromiso del Gobierno De Castilla-La Mancha con la protección del patrimonio eleva a 732 los bienes de interés cultural

El Consejo de Gobierno ha aprobado esta semana la declaración como BIC del Lavadero de la Fuente Blanca, en Aldeanueva de Barbarroya, y de los entornos de los castillos de Casarrubios y Barcience, en Toledo

La Comarca

05/12/2010

(Última actualización: 06/12/2010 12:00)

Imprimir

Castilla-La Mancha cuenta con 732 bienes de interés cultural, lo que refleja el compromiso del Gobierno regional con la conservación del patrimonio y su difusión para el conocimiento y disfrute de los ciudadanos y ciudadanas, y también como elemento generador de riqueza y empleo, y una fuente de desarrollo sostenible para nuestros pueblos.

De esta cantidad, 54 se corresponden a nuevos bienes de interés cultural cuyo trámite de declaración ya se ha iniciado y que gozan, por tanto, del mismo nivel de protección.

Esta semana, esta lista se ha visto aumentada con la declaración por parte del Consejo de Gobierno como Bien de Interés Cultural del Lavadero de la Fuente Blanca de Aldeanuela de Barbarroya, y de los entornos de los Castillos de Casarrubios y Barcience, todos en la provincia de Toledo.

Tal y como establece la Ley de Patrimonio Histórico, los bienes de interés cultural se dividen en categorías. Una de ellas es la de Sitio Histórico, que se define como el lugar o paraje natural vinculado a acontecimientos o recuerdos del pasado, a tradiciones populares, creaciones culturales o de la naturaleza y a obras del hombre que posean valor histórico, etnológico, paleontológico o antropológico.

Aquí se enmarca el Lavadero de la Fuente Blanca, ya que es representativo de las antiguas sociedades rurales de economía doméstica y un claro ejemplo de arquitectura popular tradicional. Éste constituye uno de los mejores complejos de lavaderos públicos existentes en el occidente toledano y el más significativo de la comarca de la Jara.

Además de esta categoría, los bienes de interés cultural también se pueden clasificar por Jardines, Zona Arqueológica, Sitio Histórico, Conjunto Histórico y Monumento. Este último caso es el de los castillos de Casarrubios y Barcience, de los siglos XIV y XV, respectivamente, cuyos entornos han recibido esta semana la máxima protección por acuerdo del Consejo de Gobierno.

Estos dos edificios ya contaban con la declaración de BIC, algo que no ocurría con sus entornos. Esto era así porque con anterioridad a la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español, la normativa no contemplaba que estos espacios necesitaran un reconocimiento legal, lo que quedó solventado con la entrada en vigor del texto de 1985.

Con la protección de los entornos lo que se pretende es que cualquier obra que vaya a realizarse dentro de estos espacios necesita de autorización previa de la Consejería competente, declarándose ilegales aquellas licencias municipales de obras que se concedan sin dicha autorización.

Recientemente, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha iniciado los trámites para proteger también los entornos de los Castillos de Escalona y de Puñoenrostro, este último en la localidad toledana de Seseña. La incoación de estos expedientes aparece publicada en el Diario Oficial, donde se delimitan los entornos de protección de cada una de estas fortalezas.

El listado de entornos de Bienes de Interés Cultural cuya protección ya se está tramitando, incluye también a la Iglesia de Santiago Apóstol, en la localidad toledana de Cuerva. Este templo es BIC con categoría de Monumento desde 1975.