Región

El traslado a unas instalaciones más confortables construidas por el Gobierno regional ha coincidido con el aumento de dos a cuatro oftalmólogos

El servicio de oftalmología del hospital de Manzanares crece en instalaciones, personal y servicios

Entre las nuevas prestaciones que ofrece en su amplia cartera de servicios destaca un novedoso método diagnóstico que permite calcular con la máxima precisión la lente intraocular que necesita cada paciente.

La Comarca

27/08/2010

(Última actualización: 27/08/2010 12:00)

Imprimir

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del Servicio de Salud regional (SESCAM), ha incrementado las instalaciones, el personal y las prestaciones del Servicio de Oftalmología del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares (Ciudad Real) para mejorar la calidad de la asistencia que reciben los usuarios de su área de referencia.

Desde principios de año, esta área asistencial atiende a los usuarios en unas nuevas y amplias instalaciones construidas por el Gobierno regional dentro del proyecto de ampliación y reforma del hospital manzanareño, formadas por dos boxes de consulta, dos cubículos de láser y dos salones para pruebas.

Este incremento de superficies ha venido acompañado del aumento de facultativos especializados en Oftalmología que ha permitido duplicar la plantilla de dos a cuatro oftalmólogos cuya especialización y conocimientos han dado como resultado un considerable aumento de la cartera de servicios en esta área.

Ejemplo de ello es un nuevo método diagnóstico que permite calcular con exactitud la lente intraocular que cada paciente necesita que le implanten después de la cirugía de catarata. La interferometría óptica analiza en un solo examen más variables anatómicas en cada prueba, lo que facilita llegar a un cálculo de la lente intraocular más exacta y precisa que posteriormente será implantada en quirófano.

En concreto, las denominadas lentes intraoculares Premium que se están implantando actualmente en el hospital se clasifican en dos tipos: las lentes tóricas, que además de la miopía e hipermetropía, corrigen el astigmatismo; y las lentes multifocales, que permiten al usuario ver tanto de lejos como de cerca. Éstas últimas están destinadas a pacientes con particularidades muy especiales (atendiendo a su edad, tipo de actividad que realiza, características refractivas preoperatorias, etc.).

El Servicio de Oftalmología del Hospital de Manzanares emplea técnicas microincionales o de mínima incisión en la realización de la cirugía intraocular. Concretamente, se realiza la cirugía de la catarata por aperturas de 2,2 y 1,8 centímetros, lo que asegura recuperaciones postquirúrgicas visuales más rápidas y predecibles. Además se han implementado técnicas de ultrasonido (tipo OZIL torsional) que facilitan el ahorro de energía intraocular y, como consecuencia, mucha menor inflamación posterior a la cirugía.

Gran experiencia y habilidad

La técnica quirúrgica necesaria para la colocación de estos dos tipos de lentes intraoculares requiere de gran experiencia y habilidad por parte de los profesionales que se encargan de hacerlo, ya que deben ser colocadas dentro del ojo en la posición exacta para corregir al máximo su visión.

Los pacientes a los que se les implantan estas lentes son seleccionados por el Servicio de Oftalmología del Virgen de Altagracia en las Consultas, donde se valora las expectativas que el paciente tiene con la cirugía y las posibilidades que ésta le puede ofrecer.

La disponibilidad en sus instalaciones de equipamiento de última generación -como la Angiografía fluoresceínica, Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) en 3D y las plataformas de láser- posibilita a los profesionales del Servicio de Oftalmología del Hospital de Manzanares hacer un estudio más preciso y personalizado de patologías retinianas. Esto ha permitido instaurar tratamientos precoces de dichas patologías, como es el caso de terapias a base de inyecciones intravítreas de fármacos antiangiogénicos en enfermedades de alta prevalencia, como la degeneración macular asociada a la edad y la diabetes ocular; y el seguimiento y detección precoz, en el caso del glaucoma.

El jefe de Oftalmología del Hospital de Manzanares, el doctor Julián R. Zúñiga, señala que además ofrecen novedosos servicios no frecuentes en centros sanitarios de carácter comarcal, como la reconstrucción de tumores palpebrales y secuelas de traumatismo, tumores orbitarios, apoyo en cirugías de reconstrucción maxilofacial y áreas conjuntas con otras especialidades, así como el abordaje de toda la patología de la vía lagrimal.