Copa Davis y Turismo en Clermont-Ferrand (y VII)

Museo de Arte Roger-Quilliot

Felicitaciones por el campeonato mundial de fútbol

José Belló Aliaga

13/07/2010

(Última actualización: 13/07/2010 14:00)

Imprimir

Con esta crónica cerramos la serie de reportajes que sobre Copa Davis y la ciudad de Clermont-Ferrand y Auvernia hemos ido haciendo, pero antes inevitablemente y con mucho gusto debo referirme de nuevo al deporte del futbol.

Es increíble y naturalmente estoy encantado de hacer alusión a ello la cantidad de felicitaciones que estoy recibiendo con motivo de la consecución del Campeonato Mundial de futbol por parte de nuestro equipo nacional.

Desde el maître del restaurante, taxistas, personal del Museo Roger Quilliot, en tiendas, galerías comerciales, Palacete de Chazerat, etc., me han felicitado y además estrechándome la mano. Ciertamente abrumado también les he felicitado por el éxito francés en los cuartos de final de la Copa Davis pero todos convenían en que no es comparable una cosa con la otra. Pobre tenis nuestro.

Museo de Arte Roger-Quilliot

En el corazón del barrio histórico de Montferrand el antiguo convento de Ursulinas de los siglos XVII y XVIII, fue renovado y reestructurado por los arquitectos Adrien Fainsilber y Claude Gaillard creando un luminoso museo a partir de 1990 para presentar el conjunto de colecciones de Bellas Artes, pintura, escultura, mobiliario y objetos artísticos de la ciudad. Es el Museo Roger Quilliot, en memoria del que fuera Ministro, Senador y durante un tiempo Alcalde de la ciudad de Clermont-Ferrand.

Más de 2000 obras se acogen en este Museo siguiendo un orden cronológico, desde la Edad Media hasta nuestros días, en torno a un gran atrio concebido por Peter Rice. Distribuido en tres niveles, a los que se accede por una cómoda rampa, que permite contemplar la excelente obra expuesta desde distintos puntos de vista.

Arquitectura neoclásica

En el nº 4 de la rue Blaise-Pascal, el Palacete de Chazerat presenta un magnifico ordenamiento neoclásico.

Este palacete del siglo XVIII, entre patio y jardín, fue la residencia de gala del último intendente de Auvernia, Antonio de Chazerat. Destaca el extraordinario patio de honor ovalado y acompasado de pilastras estriadas. La decoración interior está especialmente cuidada. El palacete es el ejemplo más bello de arquitectura neoclásica de Auvernia. Alberga la Dirección Regional de Asuntos Culturales (DRAC).

Después de ver el Museo y el palacete de Chazerat como les comentaba ayer, -por lo del síndrome de Sthendal- es necesario relajarse y nada mejor para ello que sentarse un buen rato al lado de la refrescante Fuente de Delille.

La Fuente de Delille

Esta fuente recibe su nombre de la plaza en la que está instalada, en homenaje a Jacques Delille (1738-1813) nacido en Aigueperse que fue uno de lo más celebres poetas de su época.

Es la fuente más grande de la ciudad y en la que el caudal de agua es más abundante. En un estanque circular de piedra clara, están instalados 6 temas alternativamente: ángel sobre un pez, y Cupido coronado con jarrón inclinado.

La parte de bronce fue fundida por A. Durenne. Se compone de otro estanque circular con un rico repertorio ornamental, rematado por cuatro Cupidos formando un círculo, sobre los que reposa la caracola de la cúspide. Data del siglo XIX.

La Jetée

Debemos destacar de forma especial, a La Jetée, que acoge el Centro internacional del cortometraje. Su nombre (“El espigón” en español) es un homenaje al emblemático film de Chris Marker (1962), que ha inspirado igualmente la larga pasarela que sale de la torre.

En 1979 unos jóvenes, apasionados estudiantes, organizaron el 1er. Festival del Cortometraje. La Jetée abrió sus puertas en el año 2000. Los arquitectos Vincent Speller y Xavier Fabre remataron los antiguos pisos rehabilitados con una torre hexagonal revestida de cobre que sirve de punto de referencia.

Cada año, tiene lugar el festival del cortometraje a principios del mes de febrero.

Capital mundial del cortometraje

Y desde el primero que organizaron su reputación ha traspasado fronteras y ha consagrado a la ciudad como la capital mundial del cortometraje, con uno de los cuatro festivales más importantes de Francia.

Se nutre de espectáculos dinámicos, con su Scène nationale- la Comédie de Clermont-Ferrand-, la Orquesta de Auvernia, que ha forjado su reputación con instrumentos de cuerda, una Temporada lirica consolidada, y por supuesto la Coopérative de Mai, dedicada a la música actual. Les Contre-Plongées de l´Été animan la temporada estival con una programación festiva en torno a la imagen.

Epilogo

Con esto damos por finalizado nuestro viaje a tierras francesas, que ha resultado altamente gratificante. La zona visitada Auvernia y Clermont-Ferrand realmente merece la pena.

Au revoir.