Deportes

“Copa Davis y Turismo en Clermont-Ferrand” (VI)

¡Qué bien el de Albacete!

Por fin, una importante alegría deportiva

José Belló Aliaga

13/07/2010

(Última actualización: 13/07/2010 14:00)

Imprimir

Me voy a permitir salirme del marco tenístico para referirme, siquiera sea brevemente, a la importante hazaña futbolística de nuestra selección nacional de futbol, proclamándose campeona mundial, por primera vez en su historia y en cuya consecución jugó un papel tan brillante e importante nuestro paisano Iniesta.

En Francia, dónde seguimos, vibramos emocionados con la victoria de nuestro país en futbol. Fuera de España la sensación es otra pero como allí igualmente gratificante y emotiva.

La prensa francesa destaca sobre todo a nuestro manchego, de Albacete, concretamente de Fuentealbilla.

Une statue pour Andrés Iniesta

El periódico La Montagne de Clermont-Ferrand, titula en primera plana “Viva España”, y luego en páginas de interior “Une statue pour Andrés Iniesta”. Los comentarios son muy elogiosos hacía él y en el último párrafo concluye diciendo que en su pueblo, él no olvidará que desde julio de 2008 una calle lleva su nombre. Ahora es necesario que le dediquen una estatua.

El prestigioso L´equipe también titula “ Iniesta, artiste majeur”, describiendo pormenorizadamente su brillante trayectoria, hasta ahora en que con su actuación “ha permitido que España sea campeona del mundo”.

Asimismo el periódico Aujourd´hui titula “Andrés Iniesta fait entrer l´Espagne dans l´historie”, que no es necesario traducir.

¡Vaya con el de Fuentealbilla!

Nada más indicado, tras la propuesta de estatua a Iniesta, que hagamos referencia hoy a los museos en Clermont-Ferrand.

Tres museos

La generosidad de dos ilustres ciudadanos de Clermont-Ferrand obsequió a la ciudad con dos museos que llevan sus nombres: Henri Lecoq y Jean-Baptiste Bargoin. El tercero es el museo de arte Roger-Quilliot.

Los tres museos esconden grandes tesoros: la arqueología, los tapices y las artes textiles en el museo Bargoin, la mineralogía y la historia natural en el museo Henri-Lecoq, y el conjunto de colecciones de bellas artes en el museo de arte Roger-Quilliot.

En el museo de Historia Natural Henri Lecoq, se conservan colecciones de mineralogía, zoología, paleontología y genealogía en la antigua residencia del benefactor.

En el Museo Arqueológico Bargoin, se recogen las colecciones regionales que datan de la prehistoria, protohistoria y la época galorromana. Los exvotos de la source des Roches forman un conjunto único en Europa. Los pisos superiores están dedicados al Museo del Tapiz y de las Artes Textiles que presenta alternativamente sus colecciones permanentes y exposiciones temporales de gran calidad.

Fontaine d´Amboise

Tras la visita a ambos museos, se recomienda descansar no vayamos a contraer el síndrome de Stendhal.

El síndrome de Stendhal (también denominado Síndrome de Florencia) es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a una sobredosis de belleza artística, pinturas y obras maestras del arte.

Nada mejor pues que visitar la refrescante Fontaine d´Amboise

Desplazada por la ciudad en varias ocasiones, esta fuente de 1515 disfrutó el mecenazgo del obispo Jacques dÁmboise. De estructura todavía gótica con su entramado de arbotantes, su decoración, al contrario, da testimonio de la fineza italianizante del Renacimiento: grutescos, mascarones y candelabros están realizados en piedra de Volvic, con un sorprendente virtuosismo.

En la parte superior corona la fuente un hombre salvaje.

Mañana nos referiremos, entre otras cosas, al Museo de Arte Roger-Quilliot y finalizaremos esta serie de reportajes.