Región

La responsabilidad compartida en el buen uso de los recursos sanitarios y en el cuidado de la salud, elementos claves de la sanidad del siglo XXI

El gobierno regional pide cuidar la sanidad pública como si fuera nuestra propia casa

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, ha valorado de manera muy positiva la aprobación hoy en las Cortes de Castilla-La Mancha de la Ley de Derechos y Deberes en Materia de Salud, uno de los compromisos adquiridos por el presidente Barreda en el último Debate sobre el Estado de la Región.

La Comarca

24/06/2010

(Última actualización: 24/06/2010 14:00)

Imprimir

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, ha explicado hoy en el Pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha, la necesidad de promover y reforzar la responsabilidad compartida en el buen uso de los recursos sanitarios y en el cuidado de la salud como elementos claves de la sanidad del siglo XXI.

Según el responsable regional, cada ciudadano tiene la responsabilidad, como la tienen los profesionales y las administraciones, de cuidar la sanidad pública de máxima calidad que disponen como si fuera su propia casa.

Lamata ha valorado de manera muy positiva la aprobación hoy en el pleno de las Cortes regionales de la Ley de Derechos y Deberes en Materia de Salud de Castilla-La Mancha, tras el debate y votación del dictamen emitido sobre esta nueva norma por la Comisión de Salud y Bienestar Social.

Para Lamata, la Ley de Derechos y Deberes en Materia de Salud es una norma hecha desde el sentido común y la madurez y que crea el marco legal apropiado para la sanidad del siglo XXI en Castilla-La Mancha, una sanidad moderna, de calidad y cercana. Una norma que tiene como principal objetivo continuar mejorando la salud de los castellano-manchegos y la atención sanitaria que reciben en la región.

Da respuesta a las necesidades y demandas de la nueva sociedad con una población envejecida, un fuerte peso de las enfermedades crónicas, una mayor demanda de los ciudadanos a una buena atención y a un mayor papel en la gestión de su enfermedad, una tendencia mayor a la medicalización, la sobre utilización de los servicios y la incorporación de nuevas tecnologías aplicadas al ámbito de la salud.

En ese sentido, se promoverán como líneas estratégicas la desmedicalización de la sociedad, la autonomía del paciente, la gestión de su propia enfermedad, el uso adecuado de los servicios asistenciales y el respeto a los profesionales.

En su intervención, el consejero ha resaltado que esta iniciativa legislativa, una de las más avanzadas de este tipo en España y Europa, es uno de los compromisos adquiridos por el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda en el último Debate sobre el Estado de la Región.

Una iniciativa que ha recibido el año pasado un premio nacional a la mejor idea de política sanitaria en 2009 otorgado por Diario Médico, decano de la prensa sanitaria especializada en España.

Reglas de juego

La norma, que entrará en vigor dentro de seis meses, define el marco jurídico y las reglas de juego para que la relación entre el paciente y el profesional se lleve a cabo en un marco de confianza, con derechos y deberes por ambas partes.

Establece en una única norma los derechos y deberes que tienen los ciudadanos y los profesionales sanitarios en el ámbito de la salud y la colaboración ciudadana en la gestión de la salud pública y de su propio estado de salud.

Así, recoge los derechos de los usuarios relativos a intimidad, confidencialidad, información, consentimiento informado, voluntades anticipadas, acompañamiento, gestión del proceso de enfermedad, tiempo de espera, segunda opinión, libre elección, participación activa en la gestión sanitaria entre otros.

También sus deberes en materia de salud, que pasan por el adecuado uso de los recursos sanitarios, la responsabilidad de los ciudadanos con su salud, la colaboración con las autoridades sanitarias y mantener el debido respeto a los pacientes, a los acompañantes y al personal que presta sus servicios en los centros

Además, incorpora como derechos la confidencialidad de la información referida al patrimonio genético, la asignación a cada paciente de un profesional que actuará como coordinador de su proceso asistencial, la elaboración de una carta de derechos y deberes de las personas relativos a la salud y a ser atendidos con las mayores garantías de calidad y seguridad.

En cuanto a los profesionales, la ley estipula sus derechos en materia de formación, seguridad, estabilidad, apoyo de las instituciones y medios adecuados para ejercer su labor así como sus deberes, entre los que destaca, prestar una adecuada atención sanitaria; facilitar a los pacientes información de cualquier actuación en el ámbito de su salud; respetar las decisiones adoptadas libre y de manera voluntaria por el paciente y evitar la sobremedicalización.

Inspección

Por otro lado, el consejero también se ha mostrado satisfecho por la decisión de las Cortes de Castilla-La Mancha de aprobar hoy también la Ley de Creación de las Categorías de Personal Estatutario de Inspección y Evaluación de Servicios Sanitarios y Prestaciones.

Lamata ha señalado que esta ley es una herramienta de mejora de la calidad asistencial en Castilla-La Mancha y ha alabado la labor de los inspectores sanitarios que desarrollan su trabajo como servidores públicos que ayudan a resolver los problemas que puedan tener los ciudadanos en el ámbito de la sanidad pública.