Provincia

A través de un curso que se desarrolla en la Delegación Provincial durante la semana

La JCCM forma a 40 profesionales de los servicios de Atención a la Dependencia de la región

El objetivo del curso teórico-práctico es compartir experiencias y recabar formación sobre los casos de valoración en domicilio, poniendo como ejemplo casos reales.

La Comarca

16/06/2010

(Última actualización: 16/06/2010 12:00)

Imprimir

El Gobierno de Castilla-La Mancha está desarrollando un curso de formación en la delegación provincial de Salud y Bienestar Social de Ciudad Real, destinado a técnicos de valoración a domicilio de casos de Dependencia.

Así, más de 40 profesionales provenientes de las cinco provincias de la Comunidad, están compartiendo experiencias y formándose sobre la correcta valoración y análisis de casos, en un curso que se desarrolla a lo largo de toda la semana y que incluye una formación teórica y una práctica, donde se exponen casos reales de valoración de cada una de las provincias.

Entre los contenidos del curso destacan cómo identificar y actuar en casos de simulación, los conflictos en el domicilio durante la valoración: habilidades y estrategias, así como las actuaciones contra el fraude.

El curso fue inaugurado por el delegado provincial de Salud y Bienestar Social, Ricardo Ruiz, que explicó que actualmente, Castilla-La Mancha se sitúa por encima de la media nacional en todos los principales indicadores de la ley de Dependencia, siendo, por ejemplo, la tercera comunidad con mejor ratio total de prestaciones por persona atendida, la cuarta comunidad con mejor ratio de prestaciones y servicios concedidos y de alta en la seguridad social de cuidadores.

Así, se refirió al reciente informe publicado por el Observatorio de la Dependencia de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, donde Castilla-La Mancha consigue de nuevo una nota alta en la aplicación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, ya que tiene, junto con País Vasco, Aragón y Castilla-León, la mejor valoración con un 8,5 sobre diez.

Con este dato, aseguró Ruiz, se mejora el conseguido en el anterior dictamen de esta institución publicado el pasado mes de diciembre, que situó a Castilla-La Mancha como una de las cuatro comunidades autónomas con mejor nota en el desarrollo gradual de la Ley de Dependencia.

El delegado explicó que con este dato, se refleja el compromiso decidido del Gobierno del presidente Barreda con la atención a la dependencia. Así, Castilla-La Mancha es la tercera comunidad con mejor ratio total de prestaciones por persona atendida, en altas en la seguridad social de cuidadores no profesionales, en plazas residenciales adjudicadas o en número de solicitudes tramitadas; la segunda en teleasistencia o la cuarta en prestaciones y servicios reconocidos.

En los tres primeros años de entrada en vigor de la Ley de Dependencia en Castilla-La Mancha, el desarrollo de esta ley no sólo refuerza la cohesión social sino que también consolida un nuevo nicho de empleo estable, diverso, variado y localizado, con especial incidencia en las zonas rurales, y que se convertirá en los próximos veinte años en un motor de crecimiento económico para la comunidad autónoma.

Ruiz explicó que en la actualidad, en Castilla-La Mancha, hay más de 32.600 beneficiarios, más de 41.000 prestaciones y servicios concedidos, más de 6.000 empleos creados, unas 8.000 altas a la seguridad social y una inversión diaria del Gobierno regional de alrededor de 900.000 euros al día para su desarrollo.

Cada día, 250 profesionales se dedican de forma específica a desarrollar e implantar el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia en Castilla-La Mancha, entre personal administrativo, técnico y valoradores a domicilio.