Puertollano

Miles de ciudadanos participan un año más en esta tradición

Puertollano se vuelca con un Santo Voto condimentado de agradecimiento y solidaridad

J. Carlos Sanz

20/05/2010

(Última actualización: 20/05/2010 14:00)

Imprimir

Agradecimiento y solidaridad. Son los dos ingredientes básicos del Santo Voto de Puertollano que en tiempos de crisis económica alcanzan una dimensión mayestática, digamos que son los cimientos sobre los que se sustenta la idiosincrasia de una población forjada en la superación de los malos momentos, en resurgir desde el pozo de los acontecimientos para poner de relieve esa identidad a lo Ave Fénix que impregna al puertollanense.

Gratitud con los hombres y mujeres de Puertollano

Este 2010, mientras la ciudadanía atraviesa el Rubicón de la tempestad financiera y los recortes sociales, el alcalde de Puertollano abandonó el discurso institucional abrazando la humildad y dio gracias a los hombres y mujeres de Puertollano “que en momentos difíciles siguen estando a la altura de las circunstancias”. Más que nunca cualidades como la gratitud y el compartir se blanden desde la administración local como las armas más eficaces para hacer frente al hostigamiento de la crisis; Hermoso Murillo evocaba ese espíritu de superación aposentando en la ciudadanía puertollanense como la receta para sobreponerse a los malos momentos, “desde hace más de 662 años hemos resurgido y seguimos estando aquí”.

Un principio solidario que destacó el alcalde de Puertollano y que en la situación actual cobra protagonismo esencial, “es algo que tenemos claro los que gestionamos esta ciudad, ahora más que nunca se necesita ser solidario con los que menos tienen, con los que lo están pasando mal”.

Palabras que se correspondían con el torrente de personas que desde primera hora de la mañana se agolpaban en las inmediaciones de la explanada Virgen de Gracia para recibir su ración de guiso vacuno. Compartir una comida como acto de refundación de un pueblo que se vuelca en esta fiesta votiva para recordar sus orígenes, su supervivencia in extremis en plena epidemia de peste negra que diezmó la población a 13 familias. Compartir como un gesto de agradecimiento a la Virgen de Gracia por escuchar las plegarias de aquellos ancestros, por corresponder las demandas de poner fin a la desesperación, a la carestía, a la enfermedad.

Es el carácter indeleble del Santo Voto, no hay acontecimiento en la localidad que genere tal devoción, tal despliegue de participación. Pasan los años y las distintas generaciones de puertollanenses acuden fieles a la cita votiva, aquí no hay fisuras entre las franjas de edades, todos se vuelcan en seguir manteniendo una tradición donde la acción de gracias y el hecho de compartir dilapidan cualquier indicio de negatividad. Aunque sea por unas horas, aunque sea por mantener viva esta fiesta centenaria, por lo que sea el Santo Voto es una cuestión de fe colectiva.

Renovación del convenio para financiar proyectos de ayuda al desarrollo

Además goza de inmunidad en su dimensión cooperativa. Hermoso Murillo anunciaba que por tercer año consecutivo, el Ayuntamiento renueva el convenio con la parroquia Virgen de Gracia para financiar un proyecto internacional de Ayuda al Desarrollo, para que la esencia del Santo Voto traspase fronteras. “Esta es la identidad del Santo Voto y refleja la idiosincrasia de Puertollano” remachaba el alcalde quien sugería una reflexión abierta entre el seno de la ciudadanía para ver la posibilidad de que esta fiesta pase a celebrarse en fin de semana. Un período de reflexión “que continuará y cuando haya madurez se tomarán las decisiones oportunas”. En cualquier caso, lo que no tiene visos de cambiar es la aleación que desde hace tiempo se generó entre el puertollanense y el Santo Voto.