Puertollano

Durante los días 4 y 5 de mayo

Evocación de “La Cuerda” en la Feria de Puertollano

La Comarca

04/05/2010

(Última actualización: 05/05/2010 14:00)

Imprimir

La recuperación de nuestras tradiciones es uno de los objetivos principales de la concejalía de Festejos en la mayor parte de las actividades programadas tanto en esta Feria de Mayo como en otras festividades. Por este motivo, los recuerdos de La cuerda de Puertollano llegan al recinto ferial con una muestra de ganados que estará justo en su entrada, todo el día, durante el 4 y 5 de mayo.

"Hoy es un día especial porque recuperamos esta tradición perdida hace más de 40 años y en el mismo sitio donde se hizo por última vez" confesaba Luismi Ortiz, Concejal de Festejos. Así, diseminados por la explanada del recinto ferial se pueden contemplar ejemplares de las especies ganaderas más representantivas del Valle de Alcudia: ovejas, cabras, cerdos de pata negra, mulas, caballos, patos y conejos.

Ortiz también destacó al sector de artesanos y productores de la comarca que este año también han querido participar en la feria exponiendo sus productos en un stand situado a la entrada del recinto ferial. Hoy fue el turno de mieles "María de Gracia", cuya planta de envasado está en Cabezarados.

El concejal también destacó la buena afluencia que hubo en la cita gastronómica con una fiesta que se celebró a las 2 de la tarde en la zona de las casetas. Esta actividad tuvo el aliciente de que por 50 céntimos de euro te servían una caña con su correspondiente tapa.

La cuerda (por Luis Fernando Ramírez)

Entre los aspectos de las Ferias que merecen destacarse está el mercado de ganado, rodeo en los primeros años. La primera "Cuerda" de ganado tuvo lugar en 1896 y estaban ubicados los terrenos en los Paseos de San Gregorio, que posteriormente se trasladarían a la era del "Barranquillo" y más tarde al sitio denominado el "Charcón"; lugar en donde la aglomeración de tantas personas posibilitaba la presencia de rapaces, carteristas y contratistas de ventaja, razones por las que algunos policías con varas de tratante se confundía en la animación de "La Cuerda" para tratar de poner a los sospechosos a buen recaudo.

La "cuerda" de ganado no solo eran las permutas entre ganaderos, sino que se convertía en un revoltijo de gentes que irrumpían en los terrenos que las autoridades habían delimitado para la celebración del evento. En aquel cercado, situado en lo que hoy es el Paseo de San Gregorio, a espaldas del Edificio Tauro, lo primero que se percibía era el vocerío y el ruido de los animales, las polémicas encrespadas y los tratos entre marchantes. Después, la mirada recaía en la extraordinaria destreza que mostraban algunos esquiladores que conseguían con las tijeras adornos bonitos en las crines y arabescos floridos en los lomos. De vez en cuando se escuchaba el restallido de un látigo que, o bien caía sobre los lomos de algún animal, o era un ganadero que lo utilizaba como si de un instrumento virtual se tratara. También reparábamos, con los labios resecos por el calor y el polvo, en la figura del aguador, que se afanaba vendiendo agua en un botijo por un "patacón" para sacar unas pesetas y en cómo algunos hombres se colocaban a la sombra de unas casetas de cañizo y arpilleras para aplacar la sed a base de vino "peleón". Por el entorno del "rodeo", algunos acaudalados de otras poblaciones, camino del recinto ferial, iban alegres sobre caballos de colorido llamativo, con colas largas y bien cuidadas, junto a una partida de señoras y señoritos, ellas ataviadas de faralaes y ellos con fajas de color rojo y botas con espuelas de plata, que delataban su procedencia, etc. La feria de ganados de Puertollano llegó a tener tal importancia, que se celebró durante varias décadas y, además de la de mayo, tenía lugar otra, haciéndola coincidir con las fiestas patronales de septiembre.