Nueva crecida del Azuer en las inmediaciones de Daimiel

Durante la mañana del jueves se reforzaron los diques levantados en la vega para proteger las instalaciones municipales de la avenida de los deportistas; también se agrandó el vial de desagüe en el margen derecho del río a la altura del Puente Viejo. El concejal de Agricultura al frente de un equipo de técnicos se desplazaron varias veces al Carrerón para controlar la crecida del río a 8 kilómetros de Daimiel.

La Comarca

07/01/2010

(Última actualización: 08/01/2010 13:00)

Imprimir

Las continuas lluvias, con 16 litros más hasta las diez de esta mañana, y la cada vez menor capacidad de infiltración en los terrenos de la cabecera del Azuer, llevaban a los servicios municipales con el concejal de Agricultura al frente a incrementar las medidas de prevención ante una nueva crecida del río a su paso por Daimiel. Un equipo de control se desplazó en varias ocasiones hasta la zona del Carrerón 8 kilómetros río rriba. Como señalaba Ruíz de la Hermosa, “ese punto es el termómetro de la crecida; nos aventura lo que puede deparar el río en el casco urbano horas más tarde”. A las doce del mediodía, el río estaba ya desbordado en el Carrerón.

Mientras en el casco urbano se procedía durante toda la jornada a reforzar los diques de contención en el margen izquierdo de la vega para salvaguardar a las instalaciones municipales de la crecido. Se ponía énfasis en levantar muros de tierra junto al complejo de piscinas de verano y la piscina climatizada, si bien el cordón de protección cubre otros edificios como el Pabellón de Exposiciones en construcción o el entorno del Estadio Municipal. Además otras máquinas se afanaban en liberar de agua algún arcén y carretera próximo a la vega mediante zanjas.

Un kilómetro río abajo, cruzada la circunvalación de la N-420, el objetivo era permitir que el caudal pasara con fluidez bajo los tres ojos del puente viejo. A fin de evitar un colapso de ese circuito se decidió profundizar en el terreno del margen derecho dándole cauce a ese vial de emergencia. Entretanto, “siempre a la espera de cualquier comunicación con la Confederación Hidrográfica del Guadiana”. Desde Vallehermoso continúan desembalsando agua, si bien el factor más incontrolable es el volumen que aporta río abajo el arroyo de Alambra.

En permanente alerta

Preguntado por la magnitud y la previsión que se tenía de lo acontecido esa jornada, el concejal ha comentado que el primer informe que trasladó Confederación no aventuraba “los 60 litros que finalmente cayeron ese día”. “Hay factores que no se pueden controlar al cien por cien”, de todos modos –añadía- no se produjo “nada reseñable” en las instalaciones públicas remarcando que “personal y máquinas están en permanente alerta” para actuar.

Indemnizaciones

En cuanto a los posibles indemnizaciones para aquellos agricultores que han sufrido daños en sus fincas por estos desbordamientos, Ruiz de la Hermosa pedía tranquilidad “primero, porque aún no se sabe cuanto pude durar esta situación y segundo, porque la cadena administrativa tiene que empezar a funcionar desde Bruselas, pasar por el Ministerio, continuar por las Comunidades Autónomas y finalmente gestionarse, si así procede, desde los Ayuntamientos”.

“Si el Guadiana salta Griñón, el agua llega a Las Tablas”

En último término, el concejal de Agricultura ha agradecido el cambio de actitud en la oposición municipal tras el pasado pleno, “ya ha habido llamadas y ofertas de colaboración”; pedía precaución cuando se visite el cauce del Azuer a través de caminos como el de “La Maquina” o “El Nuevo”, “no se puede circular como si fueran autovías”; y finalmente, mostraba su esperanza de que el Guadiana “saltase” el molino de Griñón. “Ya se puede ver en sus proximidades y de conseguirlo, en dos días, inundaría los incendios de turbas detectados en el pre-parque y, por tanto, fluiría hasta Las Tablas”, afirmaba.