El PSOE califica la moción de censura de Granátula como "una falta de ética personal y política"

El secretario de Política Municipal, José María Arcos, confirma la baja de los tres concejales socialistas por su acción “irresponsable e injustificada” que únicamente “obedece a rencillas, envidias e intereses espurios”.

La Comarca

07/01/2010

(Última actualización: 08/01/2010 13:00)

Imprimir

Ninguno de los tres concejales socialistas que han apoyado la moción de censura en el Ayuntamiento de Granátula de Calatrava (Ciudad Real) pertenecen al PSOE. Así lo ha confirmado hoy ante los medios José María Arcos, secretario provincial de Política Municipal.

Hay que recordar que a la baja solicitada el pasado 18 de diciembre por dos de los concejales se une la expulsión del Partido Socialista de María del Carmen Estévez Tirado –actual alcaldesa tras la moción-, como así se adoptó el 1 de septiembre de 2009 en el expediente sancionador por falta muy grave, a falta de que se haga efectiva la resolución formal por parte de la Comisión Ejecutiva Federal, por lo que “miente cuando afirma que todavía pertenece al PSOE”.

Una decisión que, según ha manifestado Arcos, se debe al comportamiento “irresponsable e injustificable” de los tres ex miembros del PSOE, que han antepuesto los intereses personales por encima de la disciplina de Partido y que, básicamente, obedece a “rencillas, envidias e intereses espurios” de los involucrados, que no han dudado en traicionar “el comportamiento honesto y honrado y eficaz” del anterior alcalde, Fabriciano Gómez.

En los mismos términos se ha pronunciado el secretario general de la Agrupación Socialista de Granátula, Hernán Valdés, al señalar que la moción de censura ha sido el reflejo más claro y contundente de la “falta de ética personal y política” de los ya ex compañeros: Vicente Jiménez, Isabel Donoso y María del Carmen Estévez, quienes según ha dejado patente Valdés, o “llegaban tarde a las reuniones y Plenos o directamente no acudían a ellas y luego alegaban falta de información”, a lo que hay que sumar la falta de disciplina de partido al votar en contra de las decisiones adoptadas en los últimos Plenos municipales con el objetivo de perjudicar al hasta entonces alcalde.

Además, en el caso concreto de la ahora alcaldesa, Valdés no duda en señalar que “siempre ha sido una persona conflictiva, con al que no se puede hablar porque no deja hablar y se siente posesiva de la razón, aparte de actuar de manera marrullera e intentando involucrar con cuestiones que nada tienen que ver a nivel político y lanzando calumnias contra Fabriciano Gómez”.

Precisamente, Gómez ha calificado la moción de censura contra él y las diferentes alegaciones expuestas como “incoherentes, además de ser incierto que el Ayuntamiento de Granátula haya estado paralizado”, puesto que como recuerda el anterior alcalde socialista, “en los últimos cuatro meses el ayuntamiento no ha tenido ninguna merma”.

Para ello, Fabriciano Gómez ha enumerado las diferentes medidas llevadas cabo en la última etapa de su mandato, como son, entre otras, la construcción del colector y emisor de aguas; el arreglo de una de las entradas al municipio; la finalización de los proyectos adheridos al Plan E; las reformas del centro escolar y de la propia casa consistorial así como la proyección de diferentes iniciativas para los próximos meses.

Finalmente, y a tenor de todos los hechos sucedidos, Gómez no ha dudado en agradecer a los vecinos y vecinas de Granátula de Calatrava el apoyo incondicional recibido ante lo que considera como “un atraco”, apoyo escenificado con diferentes manifestaciones en las calles para exponer su protesta y disconformidad con la moción de censura.