Región

Aportando un cincuenta por ciento del presupuesto

La Junta acomete obras de ampliación y remodelación en la zona residencial y de inserción sociolaboral del centro educativo juvenil "La Cañada"

El objetivo de las obras es ampliar la ocupación del centro para adaptarse a las nuevas demandas de la sociedad en materia de menores así como mejorar la confortabilidad de los servicios comunes para poder prestar un mejor apoyo al trabajo con familias.

La Comarca

13/12/2009

(Última actualización: 14/12/2009 13:00)

Imprimir

El director general de políticas de Familia e Infancia de la consejería de Salud y Bienestar Social, Hugo Muñoz, ha visitado las obras que el Gobierno de Castilla-La Mancha está llevando a cabo en el Centro Educativo Juvenil “La Cañada, situado en el término municipal de Fernán Caballero.

Estas obras que cuentan con una aportación del Gobierno Regional de 209.000 euros, consisten en la ampliación de la zona residencial, que a la conclusión de las mismas, estimada para principios de 2010, alcanzarán una ocupación máxima de sesenta residentes.

A la vez que se amplían las plazas, se está realizando una adaptación de la zona de servicios comunes para conseguir una mayor confortabilidad de los equipos médicos, psicólogos y trabajadores sociales, así como para implementar una zona especializada en violencia intrafamiliar y terapia con familias, que se convierte en uno de los objetivos fundamentales del centro.

Un soporte destacado para la ayuda a las familias de estos menores, es el proyecto SENDA de participación familiar, que surge ante el propósito de crear un espacio de encuentro y participación, configurándose como un recurso de apoyo a las familias contribuyendo a la adquisición de pautas saludables en la dinámica familiar.

En la actualidad se está trabajando con un total de 15 familias y se pretende ampliar a lo largo de 2010 a la totalidad de las familias de los menores que cumplen medida de internamiento, tratando de propiciar espacios de reflexión sobre situaciones cotidianas y sobre criterios de funcionamiento del grupo familiar, estableciendo vínculos de apoyo con otros padres que puede tener una problemática común.

Muñoz recorrió las distintas dependencias del centro acompañado por el delegado de Salud y Bienestar Social en la provincia de Ciudad Real, Ricardo Ruiz y por Francisco Javier Núñez, director del centro educativo que explicó que las infraestructuras del complejo abarcan una superficie de 30.000 metros cuadrados, de los que 10.000 están

dedicados a zona residencial y 20.000 a la zona de inserción laboral, convirtiendo este recurso educativo castellano-manchego en referencia en el sector.

La zona residencial está distribuida en distintos espacios como son el centro de cumplimiento de medidas en régimen cerrado y semi-abierto, el centro de cumplimiento de medidas en régimen terapéutico, un área deportiva con pista polifuncional para fútbol-sala, baloncesto, voleibol y tenis y una zona con pista de césped artificial. Asimismo la zona residencial incluye jardines, comedores, áreas de descanso, salón de actos y una zona dedicada a tareas de dirección y administración del centro, enfermería, consulta médica y escuela.

El área escolar es desarrollada por cuatro profesionales dependientes de la Consejería de Educación que forman el Equipo de Atención Educativa. Este equipo se ocupa de establecer la coordinación entre los Institutos de Educación Secundaria de referencia y el centro, además de impartir docencia directa la los alumnos que no pueden asistir de forma regular a clase.

La zona de inserción laboral tiene tres partes claramente diferenciadas, que incluye una nave para talleres prelaborales, una zona de invernaderos y viveros y una granja de animales.

En la nave para talleres prelaborales, que cuenta con 1.000 metros cuadrados, se imparten cursos para el mantenimiento de edificios, que abarcan desde los dedicados a carpintería de madera, carpintería metálica, forja, electricidad, fontanería y albañilería, así como cursos dedicados a nuevas tecnologías, con dos aulas con equipamientos de informática y audiovisuales.

En la zona destinada a invernaderos y viveros, con 2.000 metros cuadrados, se realiza la preparación de la tierra, la siembra de las distintas simientes, el cuidado y el abono de la tierra y la recolección de los productos y su posterior embasado.

En la granja de animales, que cuenta con 1.800 metros cuadrados, los menores cuidan de los distintos animales que allí conviven como un caballo, ganado ovino, gallinas, cerdos, patos, destacando el taller de animaloterapia, en el que cada menor tiene la responsabilidad sobre una mascota determinada como conejos de indias, hámster, jilgueros, etc.

Durante la visita, tanto el director general como el delegado provincial, dialogaron con los residentes interesándose por las distintas labores que desarrollaban en el centro, agradeciendo al personal del centro, formado entre otros por tres psicólogas, una trabajadora social, dos insertores sociolaborales, seis coordinadores, dos subdirectores, un psiquiatra, un médico general y un ATS, la labor que allí realizan.

Objetivos el Centro

El Centro Educativo Juvenil “La Cañada”, constituye un equipamiento específico en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha para la admisión y estancia de menores y jóvenes en conflicto social y sujetos al cumplimiento de las diversas medidas judiciales recogidas en la Ley Orgánica 5/2000 de responsabilidad penal de los menores. Es gestionado por la Fundación Diagrama a través de un convenio con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la consejería de Salud y Bienestar Social.

El centro, que abrió sus puertas en febrero de 2002, atiende a menores y jóvenes de ambos sexos, en alta permanente con medidas judiciales de internamiento en régimen cerrado, semiabierto y cautelar. Asimismo atiende a menores con medidas judiciales de régimen terapéutico en tres modalidades: cerrado, semiabierto y abierto.

En este centro terapéutico, para menores que requieren de programas de intervención individualizados relacionados con salud mental y terapia cognitiva, se trabaja la situación personal del menor, así como sus aptitudes y carencias, a través de talleres específicos de apoyo escolar con la obtención del graduado en la ESO, talleres de habilidades sociales y habilidades de vida.