Región

Del 9 de octubre del 2009 al 22 de febrero de 2010

El Museo Reina Sofía acoge la primera exposición individual en España de la artista Joëlle Tuerlinckx

Una instalación hecha para el Palacio de Cristal en la que se recrean, al mismo tiempo que se potencian, las excepcionales condiciones lumínicas del pabellón

José Belló Aliaga

11/10/2009

(Última actualización: 11/10/2009 14:00)

Imprimir

El pasado viernes 9 de octubre se presentó a los medios de comunicación en el Palacio de Cristal del Parque de El Retiro, la exposición Joëlle Tuerlinckx. Crystal Times. Reflexión sin sol/ Proyecciones sin objeto. El acto contó con la presencia de la artista, la comisaria de la muestra, Lynne Cooke, y el director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Manuel Borja-Villel

La exposición que se podrá ver hasta el 22 de febrero de 2010, es la primera muestra individual que se realiza en España de la artista Joëlle Tuerlinckx (Bruselas, 1958). Se trata de una instalación realizada para el Palacio de Cristal en la que Tuerlinckx ha trabajado recreando y potenciando sutilmente las excepcionales condiciones lumínicas del pabellón del siglo XIX. El Palacio se verá transformado con un trío de “rayos” que crearán, literal y metafóricamente, una modulación de luz que modificará la percepción del espacio.

EDIFICIO SABATINI

Como contrapunto a la intervención específica del pabellón acristalado, la exposición se prolonga en tres pequeñas salas del edificio Sabatini- en la 4ª planta- del Museo Reina Sofía, en las que se exponen obras recientes y trabajos anteriores: dos películas, libros, esculturas, dibujos, material de referencia y una maqueta.

Cada uno de los tres haces de luz está formado por multitud de filamentos, de materiales diferentes: hilo de nylon negro de varios grosores, fibra naranja, y tubo fino de plástico transparente y forma un ángulo distinto en relación al suelo. Tal y como señala Lynne Cooke, comisaria de la muestra, “en su recorrido, la luz del sol incide en ellos en diferentes momentos del día, y en las raras ocasiones en las que los tres están directamente iluminados por la luz solar se produce un efecto mágico: una iluminación visionaria fruto de la casualidad.”

MARCO TEMPORAL

Entre las características espacio-temporales que determinan esta instalación destacan el marco temporal, que comienza en otoño y termina en invierno (del 9 de octubre de 2009 al 22 de febrero de 2010, las diecinueve semanas que dura la exposición,) y un área expositiva de unos 1.153 metros cuadrados diáfanos. Los elementos que ha introducido la artista —brújulas y rayos de luz materializada— proporcionan un medio peculiar de gestión del inmenso interior de este edificio del siglo diecinueve.

LYNNE COOKE

Lynne Cooke afirma que las intervenciones de Tuerlinckx pueden parecer a primera vista “evasivas, insustanciales y modestas”. Es sólo cuando el visitante comienza a avanzar por el espacio, cuando se revelan súbitamente los rayos de sol, y sólo cuando se aproxima a cada uno de ellos, se hace plenamente visible la brújula colocada en su base.

La comisaria ve en la propuesta de la artista belga una respuesta original y nada convencional para este emplazamiento, ya que no llena el espacio expositivo con un objeto monumental a fin de provocar una confrontación estética. Tampoco crea una instalación envolvente, una atmósfera fabricada en la que se sumerjan los espectadores, sino que realza la sensación de vacío del visitante para suscitar una “respuesta generativa más que reactiva, y especulativa más que confirmadora”. El público se centrará por lo tanto, en el emplazamiento mismo: en el espacio, en las condiciones atmosféricas y en la temperatura.

JOËLLE TUERLINCKX

En la actualidad vive y trabaja en Bruselas. Desde 1980 la artista ha desarrollado un riguroso lenguaje artístico muy personal que le ha permitido realizar importantes exposiciones individuales en diferentes Instituciones internacionales tales como The Drawing Center de Nueva York, (2006) o en el Badischer Kunstverein, Karlsruhe, en Alemania (2004). Por otro lado, su trabajo se ha incluido en distintas exposiciones colectivas como en la Documenta 11, de Kassel, (2002); en la Manifesta 3, de Eslovenia (2000), y en el Instituto de Arte contemporáneo de Boston (1996). En 2008 la artista recibió el premio Cultuurprijs Vlaanderen Beeldende Kunst.