Región

Mañana en Alcázar de San Juan y Campo de Criptana

Barreda inagura el museo de la Alfarería de Castilla-La Mancha y asiste a la reapertura de la iglesia del Convento Carmelitas Descalzos

La Comarca

05/10/2009

(Última actualización: 05/10/2009 14:00)

Imprimir

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, inaugura mañana el Museo de Alfarería de Castilla-La Mancha, en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) desde donde se desplazará al municipio vecino de Campo de Criptana para asistir a la reapertura de la Iglesia del Convento de Carmelitas Descalzos.

El Museo de Alfarería lleva por nombre ‘Formma’ haciendo referencia, por una parte, a la esencia de las piezas exhibidas – donde la forma responde no solo a una voluntad de estilo, sino también a una necesidad práctica satisfecha con la artesanía alfarera, y, por otra, la segunda, pretende ser una remisión sutil a La Mancha.

El objetivo básico es poner a disposición del público las principales piezas de la colección de alfarería manchega cedidas al Ayuntamiento de Alcázar de San Juan y exhibir, con ello, una parte esencial al patrimonio cultural manchego. Para ello, se han fundido los conceptos de tradición y modernidad (se presenta un legado tradicional en un edificio histórico, pero con un lenguaje expositivo moderno y didáctico para hacer accesible y atractivo el contenido al público actual).

Desde Alcázar, Barreda se desplazará a Campo de Criptana donde asistirá al acto de reapertura de la Iglesia del Convento de Carmelitas Descalzos. La obra ha consistido en la reparación de la cubierta de unos 650 metros cuadrados del edificio para hacer accesibles las bóvedas para su mantenimiento, mejorando algunos acabados de los muros exteriores y actualizando la instalación eléctrica. El presidente se comprometió con esta obra el año pasado en la presentación del libro “El convento de Carmelitas Descalzos de Campo de Criptana”, del historiador local Francisco Escriban.

Se ha llevado a cabo la reparación con soluciones tradicionales que no han modificado el aspecto del edificio (principio general); reparación de la cubierta para evitar goteras; el cerramiento de los huecos de acceso al tejado con unas carpinterías que impidan el paso a las palomas y la accesibilidad de la bóveda y la cúpula del edificio para que pueda ser visitable.