Región

Cerca de 7 millones de euros para la agricultura ecológica regional

La agricultura ecológica se perfila como una alternativa para el desarrollo sostenible del medio rural en Castilla-La Mancha

El Gobierno de Castilla-La Mancha inicia hoy los pagos de las ayudas a aquellos agricultores que han optado por la agricultura ecológica, una de las medidas agroambientales contempladas en el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013.

La Comarca

05/10/2009

(Última actualización: 05/10/2009 14:00)

Imprimir

En Castilla-La Mancha, un total 858 beneficiarios van a percibir 6,91 millones de euros, correspondientes a la campaña 2008, siendo el importe de este primer pago muy superior a las liquidaciones de años anteriores. Del total de beneficiarios, 299 son de la provincia de Albacete, 208 de Ciudad Real, 91 de Cuenca, 22 de Guadalajara y 238 de la provincia de Toledo.

Las ayudas que pueden percibir los agricultores acogidos a la medida de la agricultura ecológica ascienden, según el cultivo, a 287 euros por hectárea en herbáceos, 600 euros por hectárea para el arroz, 249 euros por hectárea en el caso de los Frutales de secano, 349 euros por hectárea para los frutales de pepita, 398 euros por hectárea en el caso de los frutales de hueso, 329 euros por hectárea para el olivar y 291 euros por hectárea para el viñedo de vinificación.

Este primer pago se realiza en el marco de las medidas agroambientales contempladas en el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013, y tiene como fin compensar los costes que soportan los agricultores en un sector que utiliza al máximo, los medios que ofrece la naturaleza, preservando en todo momento el entorno.

Se trata, por lo tanto, de una actividad sostenible y respetuosa con el medio ambiente, que ofrece al consumidor un producto sano y con garantías, y en cuya elaboración no se han utilizado productos de síntesis.

Requisitos de las ayudas

Para tener acceso a las ayudas los agricultores deben adquirir una serie de compromisos, que mantendrán durante un mínimo de cinco años.

Existen compromisos generales, comunes a todas las medidas agroambientales, como el cumplimiento de la condicionalidad y las buenas practicas agrarias, haber solicitado las ayudas por el pago único, disponer de asesoramiento técnico, cumplimentar y mantener actualizado un cuaderno de explotación, disponer de un plan de explotación, y en las zonas vulnerables y acuíferos sobreexplotados cumplir los programas de acción y régimen de explotación.

Y existen compromisos de carácter especifico como, por ejemplo, disponer de una formación específica en agricultura ecológica ó tener suscrito un contrato con los Organismos de Certificación autorizados por la Comunidad de Castilla-La Mancha.

El Plan Estratégico de Agricultura Ecológica

Este Plan fue creado y diseñado por el Gobierno de Castilla-La Mancha en el año 2007, en consenso con todo todos los representantes del sector agro-ganadero y agroalimentario, para definir las oportunidades en materia de agricultura ecológica, crear las condiciones necesarias para un correcto desarrollo del sector y apoyar con medidas específicas aquellos aspectos que requieren un impulso especial, en un sector que genera un importante valor añadido y cuenta con un enorme potencial de crecimiento en nuestra región, en parte, gracias a las condiciones agroclimáticas que caracterizan a nuestra Comunidad Autónoma y debido a la demanda creciente de productos ecológicos.

Tras la puesta en marcha del Plan Estratégico de Agricultura Ecológica, los resultados no se hicieron esperar, así en el último año la superficie en Castilla-La Mancha se ha triplicado, aproximándose a las 120.000 hectáreas.

En cuanto al número de productores y elaboradores, también se ha producido un espectacular incremento, habiéndose duplicado su número hasta alcanzar los 2.322.

En cuanto a la distribución de las producciones, los cultivos más representativos de este tipo de agricultura son los cereales y las leguminosas, a los que se dedican unas 29.000 hectáreas. Además, Castilla-La Mancha ocupa el primer lugar a nivel nacional en superficie de viñedo ecológico, representando, con 14.206 hectáreas, casi la mitad de la superficie nacional.

Por su parte también ha tenido un notable incremento el cultivo del olivar para la producción de aceites ecológicos de calidad, alcanzando una superficie de 12.835 hectáreas, y los cultivos de frutos secos ecológicos, con 9.355 hectáreas, lo que nos sitúa en ambos cultivos en el tercer lugar a nivel nacional.