Región

Así lo indicó hoy en El Torno (Ciudad Real) ante un centenar de comuneros de la estación de regantes de la Torre de Abraham

Barreda pide unidad para que Castilla-La Mancha consiga la reserva de agua que garantice futuro y vida

La Torre de Abraham es un claro ejemplo del uso racional que se hace del agua en Castilla-La Mancha, afirmó el presidente, que destacó la importancia de la unión en el trabajo “para que las discrepancias no paralicen decisiones”. Por su parte, el presidente de la comunidad de regantes, Modesto Mellado de la Fuente, destacó que tenemos una Comunidad Autónoma de futuro, moderna y de progreso, “una buena tierra”.

La Comarca

16/09/2009

(Última actualización: 16/09/2009 14:00)

Imprimir

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, pidió hoy unidad para que se nos reconozca una reserva hídrica de agua suficiente que garantice los usos y necesidades actuales y futuras que tenga la Región en relación con el agua porque “el agua es fuente de riqueza y donde no hay agua no hay vida, y nosotros queremos que en esta región haya vida”.

Barreda hacía esta aseveración en el marco de una visita a la estación de bombeo de la comunidad de regantes de la Torre de Abraham. En este contexto, y ante un centenar de comuneros, reconoció que esta infraestructura es una inversión de futuro, ya que se trata de un ejemplo de modernización de nuestras explotaciones agrarias y de la utilización racional e inteligente del agua.

Del mismo modo, aseguró que ejemplos como los de este regadío demuestran que en esta Región se sabe utilizar el agua correctamente y “nadie tiene que dar lecciones de cómo hacer con eficacia la transformación de secano a regadío y de utilizar el agua con criterios de ahorro”.

“Felicidades por lo que habéis hecho y por dar un paso hacia la modernización haciendo un gran esfuerzo organizativo y económico”, apuntó Barreda, al tiempo que aseguró que esta actuación demuestra que la unión, la perseverancia, el trabajo sostenido en el tiempo y perseguir un ideal hasta conseguirlo, merece la pena.

Conocedor de las vicisitudes de este proyecto, el presidente significó más si cabe la relevancia de esta actuación, y consciente de las presiones de los intermediarios y de lo complicado que resulta rentabilizar el esfuerzo que el agricultor hace, garantizó el respaldo total y absoluto del Gobierno de Castilla-La Mancha, “vuestro Gobierno”.

Al mismo tiempo animó a que recuerden a todas las industrias agroalimentarias que el Gobierno de Castilla-La Mancha les da financiación si eligen esta tierra para su instalación. “Siempre tendréis nuestra colaboración, siempre de vuestra mano porque mi Gobierno está al servicio de todos los sectores. No olvidamos nunca que estamos al servicio de la gente”, apuntó.

Unidad y trabajo en la adversidad

Barreda recomendó unidad, porque la unión hace la fuerza y es así siempre, pero con más motivo en los momentos de dificultades para compartir juntos el diagnóstico de la situación. “Os felicito y os quiero estimular para que sigáis trabajando juntos por el interés general y particular de cada uno de vosotros. Todos comuneros, compartiendo suerte, haciendo un esfuerzo para estar juntos y aprobando las cuestiones por mayoría, para que las discrepancias no paralicen decisiones”, rubricó.

El presidente no quiso finalizar su alocución sin agradecer el ejemplo que estos regantes dan en Castilla-La Mancha y fuera de nuestra tierra, y reivindicó como parte fundamental de la actividad del Gobierno que preside la defensa de los intereses de Castilla-La Mancha que pasan por asegurar que la escasez de agua no limite el desarrollo de esta tierra.

En un tono muy agradecido se pronunció el presidente de la comunidad de regantes Torre de Abraham, Modesto Mellado de la Fuente, quien tras explicar los pormenores del proceso de elaboración de la comunidad y agradecer la colaboración del Gobierno de Castilla-La Mancha, tuvo palabras de aliento y esperanza para los agricultores “ tenemos una Comunidad Autónoma de futuro, moderna y de progreso, tenemos buena tierra, una buena situación, un aeropuerto al lado, agua de calidad para la cosecha y será fácil que alguna fábrica de conservas se fije en nosotros”.

Precisamente con tal finalidad, estos agricultores han elegido internet para darse a conocer y están poniendo en marcha una web para presentar sus productos.

Estación de bombeo

La estación de bombeo de Torre de Abraham cuenta con un programa de telecontrol para hacer un uso racional del agua gracias al cual se pueden establecer turnos de riego que evitan las horas centrales del día. Además garantiza una factura por consumo real en cada parcela; detecta el número de aspersores que cada regante puede utilizar y el caudal autorizado. Así mismo tienen un código de colores que revela quien está regando, quien tiene permiso para hacerlo y los que no disponen de licencia de agua.

La comunidad de regantes del embalse de la Torre de Abraham se constituyó el 14 de noviembre de 1985, momento en que la integraban 640 regantes agrupados en una superficie regable de 5.399 hectáreas. En la actualidad el número de regantes ha aumentado hasta 658, agrupados en una superficie de 5.583 hectáreas.

Eficiencia en el uso del agua

En Castilla-La Mancha se aprovecha con eficiencia el agua de que dispone y la mejora si se la compara con otras zonas de España. La modernización de los sistemas de regadíos hace evidente esta realidad.

Castilla-La Mancha ha apoyado técnica y económicamente la modernización de la zona regable de la margen izquierda del río Bullaque, la transformación en regadío de la margen derecha y el entubado del canal de abastecimiento de agua del embalse de la Torre de Abraham.

Castilla-La Mancha es la región de España donde se hace un uso más eficiente y racional de este recurso, ya que dispone de un mayor porcentaje de agua en superficie con sistemas de riego más eficientes. La suma del riego por aspersión y del localizado por goteo representa el 93% frente al 7% del riego por gravedad.

El ahorro anual de agua para riego que ha conseguido el sector agrario regional ronda los 200 hm3, de los cuales 50 hm3 se ahorran, de forma indirecta, a través de los dos servicios de asesoramiento al regante que abarcan una superficie de 300.000 hectáreas de regadío, mientras que los restantes 150 hm3, se ahorran de forma directa, a través de las obras de modernización y transformación ejecutadas en los últimos 12 años.